Dulce candelaria, un delicioso aporte a la tradición en Santa Fe de Antioquia

areciera increíble que un negocio se sostenga solo de vender dulces, pero es increíble darse cuenta cómo la gente degusta un dulce; o sea, en la mañana, en la hora del almuerzo, a la hora de la comida… en todos los momentos las personas se comen un dulce.

0
214
Foto: Festival Bienmesabe.

Candelaria fue una mujer por todos conocida en Santa Fe de Antioquia y sus dulces se hicieron muy conocidos en el municipio. Sin embargo, un día debió partir y para la Ciudad Madre dejó un legado y un espacio estratégico, con legado e historia, que algún día se iba a transformar para dar nueva vida, para abrir paso a nuevos sabores y ser parte de una nueva historia. Y así, comienza la historia de Mariana, Daniel, su familia y Dulces Candelaria.

“Abrimos hace unos seis meses, en plena Semana Santa, entonces nos dimos a conocer muy fácil y rápido porque en esa época hay demasiada gente, mucho turismo, pero tenemos una gran ventaja y es que en los días de semana nuestros clientes son la oferta local”, destaca Mariana Yepes, una de las propietarias de este dulce lugar.

Cuando pasas, la delicadeza que se observa desde afuera te atrae, te hala. Existe una magia que te empuja y te sorprende cuando ya estás adentro, con un postre en la mano, con un café en la mesa y con una torta entre ceja y ceja.

Tiene dos bancas de madera puestas con estrategia, porque la filosofía del lugar es que sea un sitio de paso; pero es imposible no amañarte. Tiene luz tenue, colores ambles, música suave y una barra llena de grandes sabores.

Le puede interesar: Arazá, copoazú y cocona, delicias amazónicas que conquistan mercados

Lo que te ofrecen, te encantará

“Tenemos una variedad gastronómica en tortas muy amplia que acá en Santa Fe de Antioquia es muy escasa, sin desconocer que tenemos las panaderías, de pronto otras reposterías, y productos caseros, pero creemos que la oferta de tortas acá en Santa Fe de Antioquia es muy escasa; entonces con este tema de tortas en especial, hemos impactado mucho”, agrega Mariana.

Y no se equivoca, su oferta es variada, rica, múltiple. Existen productos para grandes y para los más chicos. Cada torta o postre es preparado con cuidado, con amor, con delicadeza, y es normal que cada uno de esos ingredientes que nacen del corazón, se sientan. Son suaves como un abrazo, tiernas como el más sincero amor y deliciosas como los dulces momentos que allí se pueden vivir en familia, con amigos o en pareja.

“Ofrecemos productos ricos, productos frescos bonitos, visiblemente atrayentes, entonces hemos impactado bastante. Pareciera increíble que un negocio se sostenga solo de vender dulces, pero es increíble darse cuenta cómo la gente degusta un dulce; o sea, en la mañana, en la hora del almuerzo, a la hora de la comida… en todos los momentos las personas se comen un dulce”, remarca la emprendedora Mariana.

De otro lado, a la oferta gastronómica en tortas y postres, Dulce Candelaria le agregó la oportunidad de maridar con café, con una oferta de caficultores de la región que hace más de un mes comenzó a hacer parte de este espacio con una acogida importante.

“Nuestros productos principales son los postres y las salsas para acompañarlos. Tenemos el chescake, que es un producto muy tradicional, acompañado con salsa de frutos rojos, frutos amarillos, salsa de arequipe o miguelucho, que es un producto que se rescató en Santa Fe de Antioquia y lo hacemos directamente con la leche entera, con la leche cortada y ha gustado muchísimo”, complementa Mariana.

Un dulce aporte a lo tradicional

El dulce de naranja agria es uno de los toques en los que Dulce Candelaria deja ver de lleno los sabores de la región. Es este el reemplazo por naturaleza del limón en Santa Fe de Antioquia y con él muchas preparaciones han cobrado importancia, ahora, para hacer dulces postres cargados de tradición.

“Es un postre muy suave, muy rico, es el que tenemos reemplazado al tradicional postre de limón y queriendo resaltar las frutas de la región. Además, manejamos frutas de estación lo que nos ha permitido viajar por los sabores del mamey, la guanábana, el maracuyá, el durazno; igualmente, ofrecemos el postre selva negra, que es un bizcochuelo negro con frutos rojos, crema blanca y salsa de chocolate”, explica Mariana, propietaria de Dulce Candelaria.

También, en una región cafetera, la oferta de postres con integración local incluye el postre de café, al estilo tiramisú, toda una caricia para los sentidos con la combinación de la amargura del café y el toque especial que le saben poner en Dulce Candelaria. A su vez, por supuesto, no podía faltar el postre de la casa, una preparación que los representa, los hace más santafereños que nada e involucra lo más icónico de la casa: el postre de tamarindo, el Dulce Candelaria.

Dulce Candelaria es, sin duda, un homenaje a la región representado en preparaciones con amor y recordación. Es, además, un espacio para nunca olvidar a una matrona de los dulces, a un símbolo de Santa Fe que también dejó su legado en dulces recuerdos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here