El debate sobre reemplazar las cáscaras por plástico

Aunque los empaques de plástico pueden conservar por más tiempo los alimentos este material tiene un grave impacto a nivel medioambiental degenerando no solo los ecosistemas marinos sino llegando a afectar el organismo humano.

0
161
Foto por: Semana

La polémica que se viene presentando desde hace varios meses por redes sociales se debe a que en varios supermercados del país y del mundo se pueden encontrar frutas y verduras cuya cáscara es retirada y reemplazada con plástico. Razón por la que el hashtag #MandanCáscaraPonerPlástico se ha convertido en tendencia nacional y ha abierto un fuerte debate frente a cuidar el medio ambiente o conservar los alimentos por  más tiempo.

Inicialmente, se debe tener en cuenta que el plástico es un  material constituido por diversos componentes organicos, sinteticos y semisinteticos, que lo hacen tan resistente como para tardar  un total de 150 años en degradarse. Por esta razón se ha emprendido una lucha para evitar el uso de bolsas, botellas y demás elementos de plástico con el objetivo de contrarrestar el grave impacto ambiental que este material ha causado. Entre los que se encuentran la muerte de ecosistemas y especies marinas a causa de que es la basura más común en el mar; y la afectación al organismo humano por la ingesta de peces que han sido contaminados por compuestos del plástico.

Le puede interesar: Supermercado tailandés reemplaza bolsas plásticas por hojas de plátano

Por otro lado, el argumento para defender la medida adoptada por varias industrias de alimentos es que de esta forma se estarían conservando las propiedades nutricionales del producto y alargando así su vida útil. Al respecto, investigadores del programa de Ingeniería de Alimentos de la Universidad de La Salle realizaron un estudio sobre las alternativas generadas desde la ciencia y la tecnología para la conservación de los alimentos, en el que encontraron que técnicas como el empacado al vacío y la atmósfera modificada ayudan a evitar el crecimiento y desarrollo de bacterias, hongos y otros agentes externos.

Según explica Ismael Povea, docente investigador de La Salle “los empaques en plástico pueden representar la diferencia entre comerlos o tener que tirarlos. Aunque sabemos que el plástico es uno de los mayores problemas para el medio ambiente porque tarda hasta 150 años en descomponerse, es el material más idóneo para las técnicas de conservación de alimentos, pues es versátil liviano, transparente y se adapta a la forma del producto”.

Teniendo en cuenta que en Colombia se pierden más de 9 millones de toneladas de comida al año, según un estudio realizado en el año 2016 por el Departamento Nacional de Planeación – DNP, Povea asegura que el tema va mucho más allá porque la premisa debe ser la calidad de los alimentos debido a que son base de la nutrición humana la cual controla desde el crecimiento hasta la capacidad de concentración.

No obstante, la contaminación por plástico es irreversible y cada vez más creciente pues a pesar del auge del reciclaje no todos los elementos son reutilizados y llegan incluso a ser quemados, desprendiendo elementos dañinos como monóxido de carbono y metales pesados que afectan el aire y por ende el sistema respiratorio humano. Es importante considerar si es realmente necesario el consumo excesivo de plástico, pues solo tomando conciencia al respecto se puede asegurar una buena calidad de vida y de esta forma un desarrollo sostenible.

Por: Karina Porras Niño. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here