El paraíso, la finca que se sobrepuso a la crisis económica gracias a la innovación

En Piendamó, Cauca, un caficultor decidió investigar los mercados internacionales para superar la crisis económica que atravesaba; de esta manera, se involucró con el procesamiento de café honey y el equilibrio entre humedad - temperatura para mejorar la calidad de producción y elevar su valor económico.

0
628
Foto: Café Santo Amaro

Diego Bermudez es un habitante rural de Piendamó, Cauca, tiene una finca llamada El Paraíso y al igual que muchos caficultores en el país  resultó perjudicado por el precio del café en el mercado, ya que la Bolsa de Nueva York en la última década ha tenido sistemáticas caídas, y los insumos utilizados para cultivar el grano tienen un nivel alto de costo que no se rescatan en las ganancias.

Según el Ministerio de Agricultura son más 500 mil familias que producen el grano y que están siendo afectadas por los precios bajos de compra. Roberto Vélez, gerente de la Federación Nacional de Cafeteros explica lo siguiente: 

“Producir una carga de café hoy, vale $780.000 y hoy se vende en el mercado a $600.000 o $650.000 pesos, estamos perdiendo $180.000 por carga de café producida. Ese es el gran drama y si uno lo quiere ver en agregado, una cosecha cafetera normalmente genera del orden de 7.5 billones de pesos y este año no vamos a llegar ni a los 6 billones de pesos, es decir, es un 1 billón de pesos menos para las familias cafeteras”.

Le puede interesar: Más de 2000 cafeteros marcharon en Neiva por la crisis económica del grano

En esta medida, Don Diego comenzó a investigar alternativas que funcionaran en su negocio sin alejarse del cultivo que le ha dado el sustento económico hace doce años. “Comencé a investigar cómo otros países procesaban café, cómo lograban tener otros precios diferenciales y me di cuenta que el café era valorado por su calidad” cuenta Don Diego.

Teniendo en cuenta esta información, a partir de los recursos con los que contaba se comenzó a implementar el procesamiento de café natural honey, que consiste en dejar el mucílago o baba que recubre el grano y luego pasa a proceso de secado. Este proceso fue dispuesto a café tipo castillo y se obtuvieron buenos resultados; sin embargo, Don Diego comenta que es complejo equilibrar los índices de temperatura y humedad al ser esenciales para garantizar la calidad.

Fue así como comenzaron a diseñar una máquina que genera microclimas y curvas de secado para que el café sea consistente, mantenga su calidad y pueda suplir las necesidades del mercado que cada año son más exigente e incidentes en el valor del grano a nivel mundial. 

«El precio de los mercados me golpeaba muy duro, no veíamos que fuera una empresa rentable y diseñamos otra forma de negocio y creamos Indestec que significa Innovación y Desarrollo Tecnológico para el Agro. En esta diseñamos tecnología amigable con el medio ambiente y replicar la calidad continuamente», cuenta Don Diego.

Para Don Diego es  significante encontrar un nicho de mercado que paga a un precio justo por una calidad justa y que se ha convertido para ciertos habitantes del Cauca en alternativas para no dejar el cultivo con el que han crecido toda la vida; además, como cultivadores han logrado posicionar el café y establecer el valor en mutuo acuerdo para ofrecerle a su cliente directo.

Por: Daimer Fernando Losada Bermeo. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here