El proyecto que logró cero deforestación en San José del Guaviare

Ante la grave situación de deforestación que se presentaba en el departamento del Guaviare, desde hace cuatro años las comunidades campesinas de la región han trabajado por la protección del bosque amazónico y por la reactivación económica de la zona a partir de un proyecto de ecoturismo.

0
554
Foto por: Contagio Radio

El departamento del Guaviare es uno de los lugares con mayor riqueza natural del país, cuenta con enormes selvas que sirven de corredor para las especies animales que atraviesan la Amazonía, formaciones rocosas que conservan el legado ancestral de comunidades indígenas y cuerpos de agua como lagunas, cascadas y pozos que resultan imponentes y encantadores para quienes los visitan.

No obstante, este departamento está siendo afectado gravemente por la deforestación desenfrenada que a diario elimina cientos de árboles para dejar terrenos de pastoreo para ganado que resulta ser también una situación de apoderamiento ilegal de tierras. Según datos del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales – IDEAM para el 2014 se arrasaron 6.892 hectáreas de bosque natural, 9.634  en 2015, 11.456 en 2016 y 38.221 hectáreas en 2017, causando la desaparición la desaparición no solo de bosques sino de especies animales de la región.

Le puede interesar: La Gran Alianza Contra la Deforestación presente en Caquetá

Durante muchos años estos paraísos naturales permanecieron alejados de visitantes a causa del temor que despertaba la guerra, pero tras la Firma del Acuerdo de Paz el turismo se convirtió en una de las actividades económicas principales de la zona pasando de recibir cerca de 12.000 turistas en 2015 a 38.221 en 2017. Siendo un destino relevante para amantes de la naturaleza y diversos tipos de investigadores.

En San José del Guaviare, se viene desarrollando desde hace cuatro años un proyecto que ha evidenciado el poder de las comunidades para defender su territorio. Se trata de EcoAmem, un proyecto de ecoturismo comunitario de las comunidades campesinas del Área de Manejo Especial de la Macarena – AMEM, quienes a partir del reconocimiento de la labor campesina en el cuidado de la tierra y sus ecosistemas buscan fortalecer la economía propia fomentando prácticas de cultura ambiental para conservar los bosques de la Amazonía.

Aprovechando la riqueza natural que reúne a la Orinoquia, la Amazonia y los Andes, se pone en marcha un plan de turismo sustentable que gracias al compromiso de las comunidades ha reducido en el municipio de Bocas del Raudal a cero la tasa de deforestación que antes concentraba el 4,4%. Entre los lugares más representativos se encuentra Cerro Pinturas también conocido como Cerro  Azul, uno de los espacios con más pinturas rupestres del mundo.

Cabe mencionar que todo lo relacionado con el proyecto turístico es acordado por las comunidades a través de juntas de acción comunal y los distintos comités de la zona, garantizando sustentabilidad tanto en el modelo económico como en el plan de protección y conservación ambiental. Así mismo, la comunidad ha implementado normas de control respecto a actividades que afectan el medio ambiente como la caza, la tala de árboles y la extracción de arena, haciendo uso de un sistema de multas que sancionan a los responsables.

Por: Karina Porras Niño. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here