En Mandé, Antioquia las mujeres son el eje fundamental de transformación

En Mande, una vereda de Urrao, Antioquia las mujeres han demostrado a través de la conservación de prácticas ancestrales, el deporte y la organización comunitaria, ser fundamentales para la transformación socioeconómica y el fortalecimiento del tejido social en su territorio.

0
238
Foto por: Misión de Verificación de la ONU - http://cort.as/-JzWO

Mandé es una vereda ubicada en el municipio de Urrao, Antioquia en los límites con Chocó. Es un territorio que parece estar atrapado en el tiempo, pues a causa del conflicto armado en el país es poco conocido, y por ende poco atendido. Las formas de vida que se dan en Mandé se mantienen gracias a los saberes y prácticas ancestrales que han sido transmitidos de generación en generación.

La pesca artesanal, los baños en el río, los desplazamientos en caballo y la siembra de pequeños cultivos son algunas de las actividades que encierran la cotidianidad de este rincón de Urrao.  No cuenta con agua potable, ni con carreteras y tampoco tiene un centro de salud, lo más novedoso que ha llegado hasta esta zona antioqueña es el internet, que no lleva más de un año y que junto con el proceso de paz representan dos avances esperanzadores.

Le puede interesar: La chagra, un sistema ancestral de conexión con la tierra

El papel de las mujeres en el fortalecimiento social de Mandé

Uno de los oficios más importantes desarrollado por las mujeres mayores de la comunidad es la partería, en donde las sabedoras de esta tradición reciben las nuevas vidas. Sin embargo, se considera indispensable que se establezca un centro de salud para el acompañamiento a las parteras y para garantizar la correcta atención a los niños y las madres, teniendo en cuenta que el agua de consumo no es potable y puede generar diversas complicaciones.

Así mismo, estas mujeres son un ejemplo vivo de reconciliación y pasión, pues cada tarde niñas, jóvenes y adultas, entre las que se encuentran familiares de ex combatientes de las Farc; se reúnen para jugar fútbol hasta que se cansen. Sin árbitros ni premios, practican este deporte como una forma de compartir, crecer y conocer en comunidad.

Igualmente, con el objetivo de transformar las condiciones socioeconómicas de la vereda se creó un comité conformado por más de 30 mujeres y en cuya junta directiva se encuentran dos ex guerrilleras. Espacio que nace con el propósito de comprometerse en mayor medida y juntar fuerzas e ideas para impulsar acciones de desarrollo, reconciliación y convivencia.

Por: Karina Porras Niño. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here