Existencia de parásitos afecta productividad del sector ganadero

La presencia de parásitos internos y externos en el ganado bovino representa pérdidas económicas de hasta 72 millones de pesos. Además, reflejan un problema de sanidad, por lo que es importante que el productor tenga establecido un programa de control.

0
448
Camara de Comercio de Bogotá - https://cutt.ly/ElrURh2

La eficiencia y viabilidad económica son esenciales para el sector ganadero, para tener éxito, se deben tener en cuenta aspectos como la reproducción, nutrición, planeamiento de metas y sanidad.

Este último es un punto que no se puede dejar de lado ya que las altas infestaciones generan pérdidas en la productividad. Pruebas realizadas en Brasil demostraron que los parásitos en la producción ganadera generan pérdidas superiores a 13 mil millones de dólares al año.

Le puede interesar: Carta del Campo: Ganadería, un negocio exigente pero satisfactorio

Es claro para todo productor ganadero que nadie está exento de presentar afectaciones por parásitos clasificados como “endo” entre los que se encuentran  parásitos internos (Nematodos, Cestodos y Trematodos gastrointestinales), y “ecto”,  referente a parásitos externos (garrapatas, mosca- de los-cuernos, gusano barrenador y nuche).

Estos organismos han ido tomando terreno en los predios colombianos, razón por la que los expertos aseguran que el productor debe tener claridad respecto a  las pérdidas, para así crear consciencia de la importancia de un programa de control de parásitos.

En los sistemas de ganado cárnico, las pérdidas por garrapatas varían dependiendo del número de animales que tenga el productor, estas pérdidas oscilan entre 40 y 70 kilos de carne al año. De acuerdo con la Federación Colombiana de Ganaderos, un kilogramo de carne cuesta alrededor de los $15.592 y los $20.568; por ejemplo en una finca con 50 cabezas de ganado el daño causado por “ento” y “ecto” parásitos está entre los $31.000.000 y los $72.000.000. 

En cuanto al impacto económico por parásitos internos sobre la producción lechera no se calcula por año, ni por los kilos que se dejan de producir por no tener un control de “ecto” y “endo”, sino que se hace por periodo de lactancia. Por animal se estaría perdiendo entre 90 a 100 litros de leche, es decir, que la suma de las pérdidas es de aproximadamente de $53.000.000 a $60.000.000 por periodo de lactancia. A su vez, cada animal tratado con desparasitantes representa una productividad superior al 0,5 kg de leche al día.

Es importante que el productor maneje un programa de control de parásitos “endo” y “ecto” y que tenga claro en qué afecta o perjudica la aparición de estos organismos en su producción bovina. Pues no solo afecta la economía del productor sino que resulta perjudicial para un  proceso que apunte a ganadería sostenible. 

 

Por: Stefanny Nuñez Hernandez. Periodista.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here