Familia y comunidad, prioridades para Andrea, lideresa rural en Chocó

Ver crecer a su comunidad es una meta para Andrea y su manera de trabajar por ello es aportando a la educación a través de la lectura. En su rol como bibliotecaria crea estrategias para que su comunidad aprenda a través de libros. Así mismo, se prepara cada día a través de los cursos formativos del proyecto MIA del Fondo Europeo para la Paz.

0
469

Amabilidad, perseverancia y alegría son algunas de las palabras que describen a la comunidad rural de Santa María en Carmen del Darien, Chocó. Este territorio hace sentir muy orgullosa a Andrea Vera quien vive allí desde hace diez años y cada día abre las puertas de la pequeña biblioteca para que niños, niñas, jóvenes y adultos aprendan algo nuevo a través de los libros y el Internet. 

“Me siento muy orgullosa de mi comunidad, junto a mi gente me siento muy segura. Aquí estamos muy unidos, es muy bonito ver que llevamos ya años estando juntos, y de todos modos, cada día aprendemos algo nuevo del otro. Es un lugar que te permite respirar aire fresco todos los días y de sentirte en familia”.

Aprender, enriquece a las personas

Andrea lleva una rutina que para muchos sonará bastante pesada; sin embargo, para ella sus actividades diarias se convierten en su razón de ser. Comienza su día a día con la preparación de los alimentos de su hogar que está conformado por cuatro hijos hombres y dos mujeres. Se apoyan para dejar la casa completamente limpia, luego ella se arregla y parte a su trabajo como bibliotecaria; allí pone este espacio educativo a disposición de la comunidad. 

Le puede interesar: “Mi compromiso es estudiar”, la historia de Ana, mujer rural reincorporada en Chocó

Comparte libros, apoya los procesos de formación de mujeres y hombres, apoya con trámites de vecinos,  convoca reuniones para planificar actividades de fortalecimiento comunitario, y a la misma vez, se forma virtualmente gracias al proyecto Mujer Mestiza, Indígena y Afrodescendiente – MIA, del Fondo Europeo para la Paz, donde se encuentra en la etapa final de su cuarto curso en las Escuelas Digitales Campesinas – EDC. Con gratitud expresa todos los aspectos positivos que ha traído este proyecto al Chocó.  

“Al proyecto MIA yo le agradezco mucho, porque he aprendido a relacionarme más con las personas y actuar cuando uno de mis compañeros necesita apoyo. Estoy contenta porque ya hice cuatro cursos en MIA; el de Alfabetización Digital, Asociación y Emprendimiento, Derechos Humanos y ahora estoy con Mi Proyecto de Vida en el Campo, donde aprendemos a querer lo nuestro, encontrar los medios en nuestro territorio para salir adelante. El profe Juan Esteban ha sido esencial por su colaboración y constancia con nosotras”

Cada proyecto y formación que llega al territorio siempre tiene como primera participante a Andrea, para ella aprender es llenar el alma, en especial con los cursos del proyecto MIA a través de las EDC, pues considera que son propicios en su territorio. 

“Las unidades de estas formaciones de MIA, tienen que ver con las necesidades de mi comunidad, han aprendido a usar la tecnología como una herramienta de solución a varias necesidades, como lo es el acceso a la educación. A través del estudio virtual el campo va avanzando y no nos estamos atrasando, estamos conociendo herramientas que nos ayudan a progresar” 

Soñar por todos

Hay quienes piensan que una madre de familia pierde sus sueños y se dedica al hogar, para Andrea la dedicación a la familia es efectivo, pero los sueños no se limitan, por el contrario, aumentan de manera individual y colectiva; pues ella ya sueña por docenas. Entre el grupo motor tiene a sus seis hijos y a su comunidad que la ha apoyado desde que llegó. 

“Me veo en el futuro con una vida más tranquila y realizada, sacando a mis hijos adelante; pero también a mi comunidad, quiero que todos avancemos y seamos cada día más grandes, educándonos. Nunca debemos perder nuestra cultura y costumbres, desde pequeños debemos educar a nuestros hijos para que no discriminen, conozcan sus riquezas y no se avergüencen de lo que son”. 

Para el proyecto MIA es gratificante apoyar a través de la educación a mujeres rurales que han sido valientes  ante la violencia del conflicto armado y las necesidades de sus territorios. Mujeres que ante estas circunstancias siguen soñando por sus hijos, por su comunidad y por ellas mismas. Por esto, Acción Cultural Popular – ACPO, Diócesis de San Vicente del Caguán y la Registraduría Nacional del Estado Civil, implementadores del proyecto continuarán avanzando en esta época de pandemia en el fortalecimiento de la mujer rural y reincorporada. 

Por: Daimer Fernando Losada Bermeo. Comunicador social del proyecto MIA en Caquetá y Chocó. 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here