Familias de Cesar le apuestan al agro como alternativa poscarbón

En la vereda La Estrella y el corregimiento de Sempegua, Cesar, las familias de los Consejos Comunitarios ven la actividad agrícola como una fuente de ingresos que no solo garantiza la soberanía alimentaria local, sino que además constituye una alternativa productiva más amigable con el medio ambiente.

0
380
Foto por: MinAgricultura/Radio Nacional- https://cutt.ly/rl2jtX2

En la vereda La Estrella ubicada en el municipio de Jagua de Ibirico y en el corregimiento de Sempegua perteneciente al municipio de Chimichagua, ambos del departamento de Cesar, los Consejos Comunitarios le están apostando al desarrollo rural como alternativa a la economía poscarbón.

Así lo evidenció un trabajo de campo realizado del 17 al 19 de febrero del presente año por la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) y la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Agrosavia). Estas dos entidades,  buscan ser aliadas de los importantes procesos de cambios productivos en este territorio.

Le puede interesar: Cuatro negocios que le apuestan al desarrollo sostenible en Colombia

Cabe resaltar que la economía poscarbón se refiere a la transición del sustento económico basado en la actividad carbonífera, es decir la exploración, explotación, extracción, transporte, embarque y exportación de carbón, a otras fuentes de ingresos monetarios más amigables con el medio ambiente. Este cambio de acuerdo con la investigación, se da en el marco de la entrega de títulos mineros de explotación carbonífera que realizó la empresa Prodeco en los municipios de La Jagua y El Paso, Cesar.

Las familias que forman parte del Consejo Comunitario en Sempegua, se reconocen como agropesqueras, viendo la agricultura como una actividad prometedora en esta transición y ante la crisis del sector pesquero por el agotamiento de peces en la ciénaga de la Zapatosa.

Por esta razón, se identificó un terreno en el que se hará la parcela inicial que pondrá en práctica los principios de la agroecología para la soberanía alimentaria local. Estará ubicada al lado de un megacolegio, con el objetivo de que sea un espacio productivo adoptado como un aula-laboratorio, en el que los estudiantes aprendan a cultivar y fortalezcan su cultura agroproductiva y su relación con la tierra.

En cuanto a las familias del Consejo Comunitario de La Estrella, le apuestan al desarrollo rural que incorpora la innovación en los procesos agrícolas junto al afianzamiento de una identidad étnico-territorial afrodescendiente.

De acuerdo con la investigación realizada, el agro cesarense será exitoso si se diversifican las actividades agrícolas, ya sea desde la agroindustria o la agroecología, dependiendo del tipo de suelo con el que se cuente. “Es urgente un cambio en los proyectos de producción, distribución y consumo de alimentos que reconstituyan no solo esquemas adecuados de alimentación y nutrición, sino que sean sostenibles ambiental y socialmente”, mencionó el profesor Álvaro Acevedo, del Departamento de Desarrollo Rural y Agroalimentario de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNAL Sede Bogotá.

Por su parte, la profesora Claudia Mosquera Rosero-Labbé, experta en el estudio de comunidades afrodescendientes, considera que ambas experiencias constituyen un ejemplo para el país en cuanto al potencial que tienen los consejos comunitarios, cuando se unen los principios de la agroecología con las prácticas agrícolas ancestrales de las comunidades negras.

Este trabajo de campo, pone sobre la mesa las bases para construir la fase 2 de la iniciativa que propone una transición de procesos productivos, en la cual el protagonismo de las comunidades negras sea el aspecto más importante.

Por: Isabella Durán Mejía. Periodista.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here