Gusano de Harina podría contribuir a descontaminar el plástico del planeta

La Universidad Nacional de Colombia - UNAL, se encuentra estudiando larvas de grillo y de la mosca soldado negra, junto a escarabajos, para su debida reproducción y protocolos de manejo con el fin de aportar desde la misma biodiversidad, una solución a la contaminación por plástico en el mundo.

0
880
Foto: Universidad de Stanford - https://bbc.in/2LZGtj9

La Organización de las Naciones Unidas en un informe de 2018 señaló que en el mundo cada año se producen 400 millones de toneladas de plástico; residuos que van a contaminar ecosistemas terrestres y marinos importantes para la conservación de la fauna y flora, además, contaminan diferentes fuentes hídricas que en su mayoría abastecen a los mismos seres humanos. 

En este momento, el Centro de Investigación de Artrópodos Terrestres – CINAT, que trabaja por la conservación de la naturaleza y el uso sostenible de la biodiversidad en el país, perteneciente a la Universidad Nacional de Colombia, se encuentra analizando especies como las larvas de grillo y mosca negra, junto a escarabajos Tenebrio molitor y Zophobas para poder obtener un protocolo de manejo y reproducción con el fin de usarlos para la biodegradación de plástico.

Le puede interesar: Aprobado proyecto de ley que prohíbe plásticos de un solo uso en San Andrés

“Dentro del CINAT estamos adelantando la biodegradación de polímeros reciclados por dos agentes coleópteros, es decir, dos gusanos que en el futuro se van a convertir en escarabajo, pero en su estadía larval es más funcional para realizar esa degradación a través de la dieta natural de esa especie y pues ver que potencial de biodegradación nos puede ofrecer”, dice Miguel Bonilla, estudiante de Maestría en Salud y Producción Animal a Unimedios.

El Tenebrio molitor es un escarabajo que se conoce como gusano de harina debido a que su función en el planeta es el impacto a los grandes almacenamientos de granos; pero hoy, cuentan como una solución a un problema  mayor. 

Estudio Internacional

La Universidad de Stanford en California, Estados Unidos, presentó resultados positivos de esta larva de escarabajo en 2015 a través de una prueba que usó icopor perteneciente al material de plástico, pues demostró que estas larvas transformaron el 50% del icopor que consumen en dióxido de carbono y el otro 50% lo excretan como fragmentos biodegradados.

Karol Bibiana Barragán, directora del CINAT, concluye con lo siguiente: “Es necesario comenzar a descubrir el potencial que tienen estos artrópodos; desde el punto de vista de conservación, porque obviamente todos estos insectos nos están dando unos servicios ecológicos que nosotros debemos tener en cuenta para la conservación, pero también, desde el punto de vista bioprospectivo, es decir, en cómo usar estos recursos de manera sostenible». 

Por: Daimer Fernando Losada Bermeo. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here