Internos de la cárcel en Cáqueza, Cundinamarca, trabajan por su proyecto de vida

"No puede cambiarse el pasado, pero si puede transformarse el presente para cambiar el futuro”, es una de las frases que ha quedado en la mente de los internos, y una de las razones por las cuales buscan forjar su proyecto de vida.

0
3030
lapluma.net

En el municipio de Cáqueza, departamento de Cundinamarca, el programa de Escuelas Digitales Campesinas, de Acción Cultural Popular (ACPO), viene implementando el curso de mi proyecto de vida con internos del centro penitenciario. En su mayoría se trata de jóvenes, personas humanas de distintos puntos del país, con diferentes modos de pensar, pero con muchos sueños por realizar, como ellos lo han evidenciado.

Internos que viven entre rejas, algunas veces con pocas esperanzas y con muchas preguntas, pero con muchos sueños por cumplir, convencidos de que la vida adquiere mayor sentido, cuando se vive con propósitos, claramente definidos y con orientación hacia la contribución social.

Su sueño es, “ser libre y hacer muchas cosas que dejaste de hacer”. Como decía Nelson Mandela, “Porque ser libre no es solamente desamarrarse de las propias cadenas, sino vivir en una forma que se respete y mejore la calidad de vida de los demás”.

Se trata de internos, que, a través del curso ‘Mi proyecto de vida’, han reconocido que cometieron errores, pero que al mismo tiempo han descubierto sus cualidades y fortalezas, con el único objetivo de emprender sus sueños, y que estos a su vez los lleven por “caminos nuevos de libertad”, expresan.

A medida que se ha avanzado en el curso, se han desarrollado actividades de autoconocimiento y cada joven ha ido descubriendo sus sueños y metas por realizar. Aún sin saber cuándo recuperarán su libertad, persiste el sueño de recuperar el tiempo perdido y realizar su proyecto de vida. 

Por: Elita Flores Muñoz, Coordinadora Regional ACPO.
Editor: Mónica Lozano. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here