Investigadores van tras las huellas del jaguar Panthera Onca

Gracias al rastreo de huellas se pudieron encontrar 4 ejemplares del más grande y único del género Panthera en las Américas.

0
281
Foto: Naturalista -

El biólogo José Fernando Navarro desde hace más de 20 años practica el rastreo de fauna silvestre y hace un seguimiento de animales por medio de sus signos, ya sea, por su huellas, pelos, rastros o  excretas, para la identificación de estos  individuos utiliza la impresión de la pata sobre un sustrato cualquiera. Las huellas de estos felinos fueron tomadas con técnicas de identificación y colección de rastros, también se utilizó un análisis estadístico-multivariados y morfológicos (análisis cuantitativo del tamaño y la forma). 

A su vez, el docente Ricardo Callejas de la Universidad de Antioquia, sugiere que la actividad del rastreo se debe conducir a un contexto de ciencia, donde se tengan unas mediciones matemáticas y estadísticas, el investigador planteó el tema de su tesis de la Maestría en Bosques y Conservación Ambiental en la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín, orientada por el profesor Néstor Mancera. 

El jaguar Panthera Onca fue el objeto de estudio, pues dicho felino abunda en el bosque húmedo tropical del parque Los Katíos, es el más grande y único del género Panthera en las Américas, lo cual lo convierte en un depredador de gran valor biológico, puesto que ayuda a preservar la estabilidad del ecosistema regulando el exceso de sus presas. 

Así mismo, el área del Choco-Darién fue reconocida como uno de los siete lugares más aptos para la supervivencia de esta majestuosa especie a largo tiempo, la cual está considerada como casi amenazada según investigaciones de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). 

Para este estudio se tuvieron en cuenta varios factores como épocas climáticas, seca y lluviosa ya que los territorios de los animales son elásticos y  se mueven según el clima. Sin duda un arduo trabajo de 1.080 horas de esfuerzo de muestreo mediante el conteo de huellas, las cuales se envían al laboratorio conservando la tridimensionalidad del rastro (ancho, largo y profundidad). 

Se hallaron cuatro felinos, a estos se les estudiaron las patas derechas traseras, dada la peculiaridad del movimiento de esta especie; pues donde ponen la pata delantera ponen también la trasera, lo cual no permite encontrar huellas delanteras fácilmente. Según los estadísticos es recomendable unir el estudio de las patas tanto derechas como izquierdas, porque son imágenes especulares; es decir, una es reflejo de la otra.

De acuerdo con el magíster Navarro, este es un procedimiento efectivo, rápido y de bajo presupuesto, el cual puede ser utilizado en cualquier lugar; por ejemplo, en áreas protegidas del país. A su vez, Navarro menciona que, con la información recolectada y previamente analizada se publica una guía de registro de especies según sus rastros para posibilitar otras investigaciones. 

Por: Luznery Barreto Duarte – Periodista.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here