Entre tríos, cuerdas y versos, Ipiales, la denominada capital del sur, puso a vibrar a los miles de asistentes que se congregaron en la Plaza 20 de Julio para ser testigos del talento musical que se ha gestado desde el departamento.

Cada año, Ipiales a través de su festival, resalta la importancia de rescatar las tradiciones musicales; por eso, en este escenario hay cabida para niños, niñas, jóvenes, hombres y mujeres, quienes se convierten en los mayores exponentes de una cultura fundada en la música combinada con el romanticismo. Le puede interesar: ‘El Vuelo de las Gaviotas’: las memorias de colonización y resistencias negras y campesinas del Guaviare.

Durante las once versiones del festival, Ipiales como municipio musical de Nariño, ha rendido un especial homenaje a la música campesina colombiana; y por eso, los ritmos más representativos de este encuentro son boleros, bambucos, valses y pasillos.

Los tríos ipialeños que se destacaron en el festival fueron El Trío Los Antares, agrupación conformada en el año 1978 y hoy considerada símbolo del festival. Otro de los destacados fue Noche Luna Trío, el trío más joven de toda Colombia. Además de tríos nacionales, se contó con la participación de tríos internacionales como El Trío Los Tres Reyes, proveniente de México.

Tradiciones musicales que se transmiten de generación en generación

Foto: Alcaldía de Ipiales.

La Asociación de Artistas del Sur – AASUR, con el apoyo de la Alcaldía de Ipiales y El Fondo Mixto para la Promoción de la Cultura y de Actividades Artísticas del Sur – FONSUR, son las instituciones encargadas de organizar el Concurso Intercolegiado de Tríos en Ipiales, un espacio que promueve en niños, niñas y jóvenes, el amor por la cultura y las tradiciones de este municipio.

Es así como, desde las más pequeñas generaciones, Ipiales fomenta y lucha por la preservación de una de las más grandes festividades del departamento, reconocida como Patrimonio Cultural de la Nación, por parte del Congreso de la República, a través de la Ley 1894 del presente año.

Por: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here