Jóvenes caqueteños culminan cursos de paz y convivencia

Jóvenes de los grados 9° a 11° de la Institución educativa rural Jorge Eliecer Gaitán del Corregimiento de Lusitania, Caquetá, siguen fortaleciendo sus conocimientos en el marco del proyecto Pescado Para el Desarrollo gracias a las Escuelas Digitales Campesinas.

0
316
Foto por: Red Nacional de Jóvenes Rurales - https://cutt.ly/olZND3b

En el marco del proyecto Pescado para el Desarrollo,  financiado por Caritas Noruega, a través de Cáritas Colombia y Pastoral Social de la Iglesia Católica, donde ACPO (Acción Cultural Popular) con sus Escuelas Digitales Campesinas (EDC), han venido capacitando a jóvenes de ocho Instituciones Educativas Rurales del Departamento del Caquetá.

A pesar de los diversos inconvenientes y situaciones que se han presentado desde el inicio de la pandemia, donde  estudiantes tuvieron que asumir un reto por obligación y fue el de estudiar desde la virtualidad, se ha logrado sacar a flote la formación de estos jóvenes rurales; quienes encuentran estrategias para seguir preparándose y cumplir sus metas.  

¿Cuándo se hizo entrega de estas cartillas y qué se aprendió de ellas?

Durante el mes de noviembre del año 2020, se realizó la entrega de las cartillas  “Paz y Convivencia 1 y 2”; cartillas que tienen como objetivo principal brindar herramientas para contribuir a la construcción de paz en Colombia, crear espacios de paz en su territorio, además, les permite desde la práctica en su entorno asumir y mantener una sana convivencia en el contexto rural.

La metodología de estudio fue a través de elaboración de los talleres denominados “Manos a la obra” que están al final de cada unidad  de las cartillas.  Estos talleres los realizaban en casa e iban enviando evidencias por medio de la aplicación WhatsApp y a través de la misma, los Facilitadores Educativos del proyecto brindaron acompañamiento y orientación. 

Cabe resaltar que los estudiantes cuando no tienen conexión a Internet estable en su territorio, cargan sus tareas a los dispositivos de sus padres y una vez estos salen de sus fincas a los centros poblados, envían las actividades de sus hijos. Gracias al dinamismo de las cartillas, los estudiantes han podido realizar cada actividad de manera autónoma. 

Un contexto al  que se enfrenta el proyecto

A la fecha la mayoría de los estudiantes han podido continuar con los cursos de EDC (Escuelas Digitales Campesinas), pero hay otros que lamentablemente, la institución desconoce si van a continuar o no con el proceso de formación educativo.

Esta situación afecta el desarrollo del proyecto, pero más afecta el saber que no aprovecharán estas oportunidades que sirven y servirán para el futuro de nuestros jóvenes en la región Caqueteña. Actualmente, los jóvenes que continúan, ya iniciaron su tercer curso gracias al proyecto Pescado para el Desarrollo. 

 Por: Fanery Cabrera. Facilitadora del proyecto Pescado para el Desarrollo.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here