“La casa tiene límites”, conclusiones del seminario sobre las consultas populares

Distintos departamentos participaron del seminario de consultas populares en cual plantearon cuestionamientos y se generó diálogo sobre el panorama de sus pueblos luego que la Corte Constitucional inhabilitó la decisión de las poblaciones sobre proyectos extractivistas e hidroeléctricas.

0
281
Foto: El Campesino

El viernes pasado se llevó a cabo el seminario y taller de consultas populares y democracia ambiental en la Universidad de los Andes. En este fueron partícipes estudiantes, abogados, docentes, ambientalistas, y por supuesto, se contó con la presencia de campesinos e indígenas.

Las consultas populares se encuentra en declive, lo cual perjudica la consagración del derecho de participación de la población  colombiana establecida en 1994. Esto quiere decir que los ciudadanos y ciudadanas no tienen autonomía ni derecho a decidir que sucede en sus territorios.

Los argumentos en contra se llevaron a cabo hace unas semanas en la Sala Plena de la Corte Constitucional por parte de la magistrada Cristina Pardo; en esta ponencia quedó establecido que en el país las consultas populares no pueden impedir proyectos extractivistas o hidroeléctricos, ya que esto es una decisión meramente del Estado; cualquier acción en contra de este tipo de procesos estará violentando el ejercicio de control estatal.

Le puede interesar: Campesinado colombiano discute su ausencia en el Plan Nacional de Desarrollo

Rodrigo Negrete, abogado ambientalista y quien abrió el seminario en un marco político aseguró que; “todas estas regulaciones y leyes que se hacen día con día están atacando a los derechos de los colombianos y precisamente a la Constitución Política, la cual quieren convertir en una estrategia económica… lo que desea el Gobierno y el Estado es que la consultas populares sean para decidir de que color se va pintar un poste y no sobre los procesos que van a despojar a las comunidades”.

Otro fundamento esencial que tomó Negrete fue el Artículo 2 de la Constitución, al ser  un apartado primordial y la esencia de nuestra carta magna, donde el bienestar de la comunidades debe primar en todo proceso, y la función del Estado es proteger su integridad a toda costa para obtener prosperidad nacional.

Partiendo de lo anterior, en el seminario quedó claro que el Estado y el Gobierno del país está acabando con la Constitución al no respetar los artículos que protegen y le dan autonomía a los colombianos; por el contrario, lo que se ha hecho es judicializar la protesta social, hoy defender el territorio es perder la vida, se manipula el pueblo con cifras equívocas de los beneficios del extractivismo en la opinión pública y el Plan Nacional de Desarrollo tiene muchos objetivos pero el país no se encuentra en estos.

Desde estos factores, la académica de la Universidad del Bosque, Diana Murcia, dijo, ”debemos desenamorarnos de la Corte Constitucional y reconocer la noción de abuso de poder que ha ocurrido siempre en la historia de Colombia pero que no hemos querido ver”. Esto lo mencionó al hablar de como las consultas populares le habían dado voz y voto a los territorios al evitar proyectos extractivistas que atentaban contra sus fuentes hídricas y hogares, participación que quedó impedida en La Sala Plena.

El conferencista Juan Felipe García, académico de la universidad Javeriana, mencionó que “la casa no aguanta más, debemos cambiar el paradigma; pues los distintos gobiernos y el Estado piensa que nuestra casa no tiene límites, pero la misma naturaleza evidencia que sí”.

El foro contó con la participación de campesinos e indígenas quienes partieron de cómo se unían las comunidades en el momento de defender el territorio  a través de las consultas populares y se sentían a gusto que su decisión por fin contará para el bien de sus territorios y el del país. «Era muy bonito ver como las personas se informaban, se corría la voz en el pueblo y se realizaban encuentros de participación. Al final de las consultas ganaba el bien para el pueblo», dice Antonio Pineda, habitante del corregimiento Jesús y María en Velez Santander. 

Por otro lado, los visitantes también preguntaron a los conferencistas cómo podían seguir actuando para defender los territorios de la explotación a lo cual Negrete respondió que la Constitución Política de Colombia aún tiene artículos en su beneficio y existen sentencias que deben ser el fundamento de la lucha del pueblo colombiano ante el Estado y el Gobierno.  

Mientras tanto; García dejó en claro que muchas poblaciones se encuentran desinformadas de lo que sucede en el país, evitando de esta manera que haya una verdadera unión que luche por la soberanía de la nación y es por esto que se necesita “convencer a los que no están convencidos”.

El seminario contó con un gran número de visitantes de todo el país como del Tolima, Putumayo, Santander, entre otros departamentos. Estos territorios esperan consolidar su lucha desde la garantía que tiene el Estado con sus derechos que no deben estar por debajo de los proyectos extractivistas; además, se concluyó que los académicos deben salir de sus cuatro paredes y apoyar a los territorios que son constantemente atacados y no se vela por su bienestar.

Por: Daimer Fernando Losada Bermeo. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here