La chagra, un sistema ancestral de conexión con la tierra

Las comunidades indígenas del Amazonas se caracterizan por conservar muchas de sus prácticas ancestrales, entre ellas se encuentra la chagra; un espacio de cultivo en donde se genera fertilidad, socialización y transmisión de los saberes.

0
7318
Foto por: Stefan Ruiz

La chagra ha sido generalmente definida como un terreno de cultivo, pero realmente es un sistema de representaciones muy importante para las comunidades indígenas. Se considera un espacio de fertilidad, socialización y transmisión de conocimientos y saberes ancestrales que la convierten en una de las manifestaciones fundamentales de la cosmovisión indígena. Esto, en tanto se genera una conexión entre el hombre con la naturaleza y su orden espiritual.

En la Amazonia colombiana, las comunidades indígenas han conservado de generación en generación saberes sobre los cultivos y las relaciones existentes entre el suelo y las plantas, así mismo, sobre ciclos de producción y las distintas enfermedades y plagas que pueden llegar a afectarlos, laborando entonces desde el reconocimiento de las distintas formas de vida y mediante procesos que benefician a su tiempo a cada una de ellas.

Le puede interesar: Oficios ancestrales del Amazonas, una muestra histórica de creatividad

La creación o establecimiento de una chagra hace parte de un ciclo que inicia con la elección del lugar, para lo que se tienen en cuenta una serie de factores como el tipo de suelo, la formación vegetal y la localización. Cuando ya se ha definido dicho territorio, se hace una curación a cargo de un chamán por medio de un ritual ancestral para pedir permiso de su uso y para que los animales que allí habitan se alejen y no se vean afectados  por las actividades que se realizarán.

Posteriormente se realiza la socola, que consiste en talar la vegetación más pequeña, y la tumba, que se hace con la vegetación más grande. Al terminar este proceso se hace una quema de la parcela que será cultivada, espacio que se dejará enfriar por aproximadamente dos semanas. Cabe mencionar que, a partir de ese momento se integran las mujeres de la comunidad, quienes juegan un papel indispensable en el correcto desempeño de la chagra.

El siguiente paso es la siembra, labor realizada por las mujeres ya que son  quienes poseen los conocimientos y propiedad de las semillas. Entre los cultivos más representativos se encuentra la yuca, el maíz, el banano, y para la realización de rituales la coca y el tabaco. Después de esta etapa, sigue el cuidado de la chagra que consiste en la visita continua para desyervar y revisar la presencia de plagas, que de ser así deberán ser espantadas.

Finalmente, cuando ya se han cosechado los productos del cultivo y se ha realizado una resiembra,  llega el momento de abandono y devolución en donde el chamán realiza nuevamente un ritual. Cabe mencionar que la organización de una chagra dependerá siempre de la conexión entre las plantas cultivadas, las relaciones de la comunidad indígena y la espacialidad de la selva.

Por: Karina Porras Niño. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here