Preocupación por situación de la educación rural en el país

La Mesa Nacional de Educación se encuentra preocupada por la educación rural de Colombia, pues miles de niños y niñas aún no han podido acceder a un colegio y las clases a nivel nacional empezaron hace dos semanas.

0
2100
Institución Educativa las Puentes

Llevar la educación a zonas rurales en el país se ha convertido en una situación desalentadora, debido a que se presentan diferentes factores problemáticos que impiden que niños y niñas en el país se eduquen. Estos factores empiezan desde no tener un medio de transporte fijo, lo que implica que los estudiantes deban caminar por más de una hora para llegar a sus instituciones, hasta  tener la infraestructura, pero no el servicio de enseñanza de docentes.

A partir de esta situación, en 2016 se creó la Mesa Nacional de Educación Rural para realizar una protesta social exigiendo por los derechos de miles de niños y niñas que pertenecen al campo colombiano y de paso, pedirle al Gobierno que la educación rural sea una prioridad. La educación que busca la MNER es «educación oportuna, suficiente y de buena calidad».

Le puede interesar: Panorama de la afroetnoeducación en el Plan Nacional de Desarrollo

Está buena calidad debe ser comprendida desde la concepción de igualdad de condiciones, es decir, que colegios rurales y urbanos tengan los mismos recursos y entren en los ranking académicos a nivel nacional, que hasta el momento un colegio rural no ha llegado a ocupar. Además, llegar a disminuir las tazas de analfabetismo en zonas rurales que hasta el año pasado según el Censo Nacional Agropecuario alcanzaba un 23,5% de los hogares censados.

En Santander y Antioquia las condiciones empeoran, pues según la Corporación Nacional para la Educación Rural – Coreducar, son 19.237 estudiantes de veredas de alta dispersión poblacional en ambos departamentos han sido excluidos del sistema educativo. La Mesa Nacional de Educación afirma que esta situación está presente porque las secretarías de educación aún no han iniciado el proceso de contratación con las corporaciones religiosas que prestan el servicio educativo.

El padre Luis Alberto Rivera director del Instituto Técnico para el Desarrollo Rural – IDEAR, afirmó a la Revista Semana que: “Cuando la secretaría no hace la contratación a tiempo, nosotros como institución no podemos pagar el salario de los docentes, ni comprar los materiales que necesitan los estudiantes. Esto no solo afecta el desarrollo de las clases sino que muchos estudiantes desertan porque las instituciones no comienzan las clases a tiempo”.    

La MNER a través de un comunicado a la opinión pública explicó su preocupación desde las cifras de estudiantes en Antioquia y Santander que llevan dos semanas en que no han podido iniciar sus clases y esperan que se solucione pronto, antes que el año escolar no lo permita.“Preocupa que la garantía de los derechos de la población rural, en especial la más dispersa se vea obstaculizada por la falta de celeridad en los trámites burocráticos”, comentó la MNP. 

Por: Daimer Fernando Losada Bermeo. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here