La gran tarea de los padres y madres a partir de los valores

En el municipio de Silvania, Cundinamarca se llevó acabo el taller "La Tarea de Ser Padres y Madres", un encuentro que permitió que padres de familia participaran en el compartir de saberes sobre la construcción de un hogar responsable que vive a través de los valores.

0
135
Foto: Sandra Patricia Romero

En la Escuela Rural Las Brisas perteneciente a la Institución Educativa Rural Departamental de Subia en el municipio de Silvania, Cundinamarca, se realizó la conferencia «La Tarea de Ser Padres y Madres», un espacio donde los padres de familia rescataron el respeto como uno de los valores esenciales para el bienestar de los hogares.

Esta actividad se desarrolla en el marco del proyecto de Valores Cívicos y Democráticos, gracias a la Embajada de Bélgica, la Registraduría Nacional del Estado Civil, el Centro de Estudios en Democracia y Asuntos Electorales – CEDAE y Acción Cultural Popular – ACPO.

Para el proyecto, encuentros como este son esenciales para brindar a las familias buenas herramientas en liderazgo con el propósito de fortalecer los hogares, el acompañamiento en el proceso de formación de sus hijos y  la construcción de relaciones desde el afecto, la exigencia, el respeto y el diálogo.

Le puede interesar: Así se multiplican los valores y la democracia en Silvania, Cundinamarca

Los padres, madres y tutores que asistieron se llevaron valiosos aprendizajes gracias a su participación en las actividades, entre estos se encuentra el cómo afrontar las dificultades que se presentan a diario en el entorno familiar y cómo crear estrategias de solución. Ellos de manera asertiva escogieron el valor del respeto y el amor en la construcción de hogares responsables.

«Si desde la infancia el niño es criado en un ambiente entorno al respeto, al dialogo y al amor, es un niño que crecerá respetando, dialogando y amando a quienes lo rodean, contrario a un niño que se cría en ambientes de violencia, palabrotas y maltrato que le podrá aportar ese niño a los demás” afirmó una de las participantes.

Concluida la conferencia se les pidió que inflaran un globo y que escribieran el valor que dejarían a sus hijos, ese globo lo tenían que proteger como si fuera su hijo; el valor del respeto fue el que más se reflejó en cada globo, al terminar la dinámica se les pidió que pincharan el globo de su compañero y algunos no lo defendieron; luego se realizó la reflexión de la dinámica y se dieron cuenta que no habían protegido ese globo, quedando como mensaje la importancia de cuidar y respetar a nuestros niños y niñas.

Por: Sandra Patricia Romero. Facilitadora de ACPO en Cundinamarca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here