La historia de Anyela, la profesora campesina, comprometida por la educación

Anyela Patricia es una mujer sencilla, aspira a aprender cada día más y se encuentra comprometida con su comunidad en la vereda Miravalle en San Vicente del Caguán, Caquetá. Es excombatiente, y hoy, facilitadora de las Escuelas Digitales Campesinas de Acción Cultural Popular, gracias al proyecto MIA financiado por el Fondo Europeo para la Paz de la Unión Europea.

0
520
Foto por: Daimer Fernando Losada. Comunicador proyecto MIA.

Miravalle se caracteriza por ser una vereda que hace honor a su nombre, puesto que su ubicación permite contemplar cada día el río Pato y las inmensas montañas de esta zona de clima templado en el departamento del Caquetá. Dentro de la vereda se encuentra el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación – ETCR – Oscar Mondragón, hogar de excombatientes que ahora dedican sus vidas a trabajar en el cultivo de la tierra, la crianza de animales en producción y promover el turismo para el sustento económico de sus familias.

Esta tierra es el hogar de Anyela Patricia Cardozo, excombatiente que se suma a un proceso de reincorporación para la construcción de paz y su forma de hacerlo es a través de la educación. Junto al proyecto Mujer Mestiza, Indígena y Afrodescendiente – MIA, se forma como facilitadora educativa y será ella quién acompañe los procesos de aprendizaje de las mujeres de su comunidad y de territorios cercanos.

Mi comunidad me apoya en todo este proceso y están muy contentos de que yo sea su facilitadora, esto me ayuda a mi realización personal y profesional. La llegada del proyecto MIA a estos territorios es muy importante porque tienen en cuenta a las mujeres campesinas en proceso de reincorporación, deberían llegar más proyectos como estos a territorios vulnerables que tienen demasiadas necesidades económicas, en salud y educación”, comenta Anyela.

Anyela se prepara en su rol como facilitadora gracias a las Escuelas Digitales Campesinas – EDC de Acción Cultural Popular – ACPO, uno de los socios implementadores del proyecto MIA, también el desarrollo de este proyecto es gracias la Diócesis de San Vicente del Caguán y la Registraduría Nacional del Estado Civil. En las EDC ha adquirido conocimientos en alfabetización digital, liderazgo en comunidades rurales, derechos humanos, entre otros cursos formativos que ofrece esta plataforma, de esta manera,  se prepara  eficazmente para luego transmitir conocimiento; su ventaja frente a este cargo es la fraternidad existente con la ruralidad de su departamento.

 Todos y todas pueden ser maestras y aportar a la paz

Esta oportunidad como Anyela expresa es significativa para la comunidad de excombatientes, pues se convierte en evidencia para Colombia de que pueden adquirir cargos importantes al servicio de la sociedad e ir disminuyendo la estigmatización de personas en proceso de reincorporación.

“Mi concepto personal es que el pueblo colombiano aún no está preparado para ver a los excombatientes como personas normales y continua la estigmatización. Pero gracias a proyectos como MIA se están incluyendo nuestras comunidades, así podemos demostrar quiénes somos y que también estamos al servicio de la sociedad. Estoy contenta de poder aportar a la educación de mujeres que han tenido que pasar por momentos tan difíciles y que quieren crear un futuro diferente para ellas y sus familias ”, dice Anyela.

Actualmente, la nueva facilitadora del proyecto MIA se encuentra focalizando los grupos de mujeres de su comunidad y de mujeres campesinas de fincas dentro de la Zona de Reserva Campesina El Pato Balsilla, de esta manera, comenzar el proceso educativo con ellas a partir de los cursos que ofrecen las Escuelas Digitales Campesinas, entre estos se encuentran: Derechos Humanos, Paz y Convivencia, Periodismo Rural, Huerta Casera, Cambio Climático, Mi Proyecto de Vida en el Campo, Valores Cívicos y Democráticos, Transformación de Alimentos y Alfabetización Digital.

El proyecto MIA, también se desarrolla en el ETCR Héctor Ramírez en el municipio de  La Montañita, Florencia, Puerto Rico y San Vicente del Caguán en el departamento del Caquetá. Mientras tanto, en el departamento del Chocó se lleva a cabo en el municipio de Carmen del Darién en el ETCR – Las Brisas.

Dentro de las metas del proyecto se encuentra la conformación de red de lideresas constructoras de paz, diseño e implementación de iniciativas productivas, creación de red de reporteras rurales y el  fortalecimiento de infraestructura productiva. Estas metas están enfocadas a más de 270 mujeres en proceso de reincorporación y mujeres campesinas de las zonas focalizadas por MIA.

Este proyecto se desarrolla gracias al financiamiento del Fondo Europeo para la Paz de la Unión Europea, entidad que a la misma vez desarrolla otros proyectos enfocados a la productividad rural, conservación ambiental y construcción de paz en el departamento del Caquetá y otros departamentos del país.

Por: Damier Fernando Losada. Comunicador proyecto MIA.

Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here