La historia olvidada de la partera de María

0
785

José contó con ayuda adicional en aquella fría noche de Navidad: la partera de María

Por: Philip Kosloski

 

Cuando la mayoría de nosotros imagina la escena del nacimiento de Jesús, de forma natural pensamos en María y José, solos en el pesebre con los animales a su alrededor. Esta imagen se encuentra normalmente precedida por un José preocupado que llega a Belén en plena noche y no encuentra ningún lugar para dormir.

Si bien así se prepara el escenario para el relato dramático del nacimiento de Jesús, descuida los hechos bíblicos e históricos que presentan un panorama diferente.

En primer lugar, María y José ya se encontraban en Belén desde hacía varios días. Lucas lo relata claramente: “También José […] subió de Nazaret, ciudad de Galilea, a Judea. Fue a Belén, la Ciudad de David […] y, mientras estaban allí, se le cumplió el tiempo. (Lucas 2,4-6).

Otras versiones lo dejan incluso más claro: “Mientras se encontraban en Belén, le llegó el tiempo de ser madre”.

En el relato no está presente la sensación de urgencia, lo que hace pensar que María y José tuvieron tiempo de sobra para preparar el parto y buscar una matrona local.

Las parteras y su papel fundamental en la historia

Las parteras existen desde hace miles de años e incluso se mencionan en el Antiguo Testamento. Además, desempeñan un papel fundamental en la historia de Moisés.

Además, el rey de Egipto se dirigió a las parteras de las mujeres hebreas – una de ellas se llamaba Sifrá y la otra Puá, y les ordenó:

“Cuando asistan durante el parto a las mujeres hebreas, observen bien el sexo del recién nacido: si es varón, mátenlo, y si es una niña, déjenla vivir”. Pero las parteras tuvieron temor de Dios, y en lugar de acatar la orden que les había dado el rey de Egipto, dejaban con vida a los varones. (Éxodo 1,15-17).

Hubiese resultado extraño que José estuviese solo con María durante el nacimiento de Jesús. Si bien José poseía una gran fe en Dios y confiaba en que Jesús se convertiría en el Mesías, los hombres en aquella época no sabían cómo dar a luz a un bebé.

Su condición de hombre honesto hubiese hecho que buscase ayuda en una matrona local y reconociese su falta de conocimiento en la materia.

La historia de la partera de María

Además de este conocimiento histórico, un texto antiguo que data del año 145 llamado HYPERLINK Protoevangelio de Santiago cuenta la historia de la partera de María y otra mujer que asistió al parto:

He aquí que una mujer descendió de la montaña, y me preguntó: ¿Dónde vas? yo repuse: En busca de una partera judía. Ella me interrogó: ¿Eres de la raza de Israel? Y yo le contesté: Sí. Ella replicó: ¿Quién es la mujer que pare en la gruta? yo le dije: Es mi desposada.

La partera siguió. Llegaron al lugar en que estaba la gruta, he aquí que una nube luminosa la cubría. Y la partera exclamó:

Mi alma ha sido exaltada en este día, porque mis ojos han visto prodigios anunciadores de que un Salvador le ha nacido a Israel. Y la nube se retiró en seguida de la gruta, y apareció en ella una luz tan grande, que nuestros ojos no podían soportarla.

Y esta luz disminuyó poco a poco, hasta que el niño apareció, y tomó el pecho de su madre María. La partera exclamó: Gran día es hoy para mí, porque he visto un espectáculo nuevo. 

La partera salió de la gruta, y encontró a Salomé, y le dijo: Salomé, Salomé, voy a contarte la maravilla extraordinaria, presenciada por mí, de una virgen que ha parido de un modo contrario a la naturaleza.

Aunque el texto no se considera inspirado, apunta a una realidad histórica que probablemente sea cierta. En términos prácticos, tenía sentido que José buscara ayuda en una matrona.

Si ella asistió al parto es otra cuestión, pero los servicios de la partera se extendieron además al cuidado del bebé.

El recuerdo de una verdad

Los iconos antiguos ortodoxos y bizantinos recuerdan esta verdad y a menudo representan a la partera de María en un rincón de la escena, bañando a Cristo recién nacido.

Aquí lo que realmente aconteció esa noche trascendental siempre será un misterio, pero las pruebas bíblicas e históricas pueden ayudarnos a arrojar algo de luz sobre un nacimiento que cambió el mundo.

 

Fuente: https://es.aleteia.org/2017/12/23/la-historia-olvidada-de-la-partera-de-maria/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here