La historieta como símbolo de lucha entre las mujeres campesinas

La Vía Campesina lanza historieta “Campesinas con derechos” que busca ampliar las voces, dar a conocer sus derechos y las demandas de las campesinas en el mundo.

0
429
Foto: Concurso de fotografía "El Campo Cuenta"

La característica importante de la historieta es su capacidad de provocar una activísima participación del lector. Esta entrega los elementos esquemáticos de una situación que en la mayoría de los casos resulta de interés para una comunidad o un grupo de personas en específico. Las historietas, cuyas son publicadas en los periódicos y portales web, constituyen a uno de los géneros más leídos en la actualidad, tanto en nuestro país como en muchas otras naciones del mundo.

Mediante esta se busca incentivar al lector, con la problemática que aqueja día a día a la mujer campesina. La exclusión social a la que durante décadas ha sido sometida la mujer en el mundo, es mucho más drástica entre las mujeres rurales.

Le puede interesar: «La esperanza campesina», una película sobre las luchas en el campo

 ¿De qué se trata la campaña basta de violencia contra las mujeres?

Con motivo del Día de la Mujer Trabajadora, La Vía Campesina lanza su historieta “Campesinas con derechos”, diez bocetos ilustrados por el artista y militante Carlos Julio de Argentina, el cual busca crear conciencia entre las personas, con relación al rol fundamental que cumplen las mujeres campesinas en el campo, siendo de gran importancia a la hora de producir alimentos saludables y posteriormente resaltar sus derechos.

La historieta inspirada en la ‘Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los campesinos y otras personas que trabajan en áreas rurales’ (UNDROP), que fue adoptada oficialmente por la Asamblea General de las Naciones Unidas en diciembre de 2018, luego de una ardua lucha y movilización, de más de una década.

La Declaración promueve los derechos de millones de campesinas, que alimentan a casi el 70% de la población mundial, y a los cuales debemos agradecerles por su labor a pesar de que no cuentan, en la mayoría de casos, con un sistema de salud en las zonas rurales, educación, infraestructuras e instalaciones, vivienda, salarios justos entre otros asuntos de suma necesidad.

Además, son una expresión de resistencia contra el patriarcado y todas las formas de violencia. Así mismo, exigen el fin del uso de agro tóxicos, siendo estos la causa de intoxicación de cerca de tres millones de personas por su uso en los campos, lo que representa enormes riesgos para quienes producen y consumen estos alimentos, afirmando el camino de la Soberanía Alimentaria que alimenta a los pueblos y enfría el planeta.

Por: Jessica Beltrán. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here