Serranía del Perijá, fuente de la riqueza hídrica del Caribe colombiano

Esta serranía que comprende territorios colombianos y venezolanos es la segunda fábrica de agua después de la Sierra Nevada de Santa Marta en la Región Caribe y brinda al país importantes servicios ambientales como producción hídrica, regulación del clima y mantenimiento de la biodiversidad.

0
724
Foto por: Chris Fischer Photography

La Serranía del Perijá es la segunda fábrica de agua de la Región Caribe después de la Sierra Nevada de Santa Marta, además de marcar un importante tramo de frontera entre Colombia  y Venezuela con los departamentos de Norte de Santander, Cesar y La Guajira; y Zulia un estado venezolano; es considerada patrimonio del país por sus servicios ambientales de producción de agua, regulación del clima, sumidero de carbono y mantenimiento de la biodiversidad en la  fauna y flora de la región.

Entre los ecosistemas que conforman la serranía es posible encontrar bosque seco tropical, bosque húmedo subtropical, bosque muy húmedo montano bajo y bosque pluvial montano. Así mismo, es nacimiento de los ríos Marquesote, Urumita, Villanueva, Los Quemaos, El Molino, Cañaverales, Capuchino, Carraipía, Chiriaimo y Manaure, que a su vez nutren otra variedad de arroyos y quebradas. Estas aguas se drenan hacia la cuenca del río Cesar al oeste colombiano y la cuenca del Catatumbo y Zulia al este venezolano.

Le puede interesar: Unidos Por El Chiribiquete, un llamado para salvar la esencia de este lugar

Del mismo modo, la serranía es territorio habitado por los Yukpa, uno de los pueblos indígenas más amenazados con la desaparición. Esto a causa de que la comunidad cuenta con muy poca población, lo que ha llevado a la separación de subgrupos y de esta manera a la desaparición de tradiciones y rituales. Además, del poco uso de la lengua por fuera de la serranía y  la escasez de sistemas productivos distintos a la caza o la recolección los han afectado con problemas de desnutrición y enfermedades digestivas e inmunológicas.

Pese a la importancia de este tesoro natural antes de ser declarado como Parque Nacional Natural, se vio afectado por la pérdida de cobertura vegetal a causa de la tala indiscriminada de árboles para usos de combustión y para el incremento de fronteras agrícolas y ganaderas. Igualmente, por los incendio forestales en la zona que se han presentado este año se hace un llamado a las entidades, comunidades y visitantes a proteger y defender  la serranía, para garantizar no solo el desarrollo sostenible sino la vida animal, vegetal y humana de futuras generaciones.

Por: Karina Porras Niño. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here