domingo, diciembre 9, 2018

LAS CARTAS DEL CAMPO

#CartadelCampo Feliz navidad les desean jóvenes y adultos campesinos de Guática, Risaralda

Estudiantes de Escuelas Digitales Campesinas envían un fraterno saludo a todos los lectores de El Campesino, para que en esta navidad compartan en familia y aprovechen para reencontrarse con seres queridos. Aquí su mensaje.

Carta del campo: Instituto Guática, el orgullo del municipio

Alejandra Heredia, estudiante de la Institución Educativa Instituto Guática y participante del curso de Alfabetización Digital, escribe sobre su colegio y lo que significa para el municipio y la vereda donde habita.

Carta del campo: Un duende en la vereda Llanos de Tibirita

“El sentimiento fue de pánico y curiosidad, al comentar esto con la vecina de la finca más cercana, ella me afirma que lo ha visto, que cree que es un duende ya que le cambia de lugar las cosas y lo ha visto en distintas ocaciones cerca a su casa”.

Carta del campo: “Tío, ellos tenían hambre”

Escribo esta carta para los jóvenes de hoy en mi amado Quibdó, solo para que los jóvenes vean que la inocencia y el valor de la solidaridad en otra época eran tan bonitos que se luchaba hasta por lo que no se veía o se suponía.

Carta del campo: Reflexión de vida desde Florencia, Caquetá

Andrei Garzón Rivera es uno de nuestros Reporteros Rurales en Caquetá, quien a través de su trabajo periodístico logró que habitantes rurales de Florencia expresaran sus pensamientos y reflexiones sobre la vida en el campo. Aquí una de las reflexiones.

Carta del Campo: La meditación es un lujo, la acción una necesidad

Un habitante rural de Caquetá nos comparte esta carta del campo con una reflexión sobre la importancia de tomar tiempo para pensar en varios aspectos de nuestra vida personal y en sociedad.

Carta del campo: El bello sonido de la madre naturaleza

Desde el departamento de Caquetá nos llegó esta carta del campo en agradecimiento a la vida, el medioambiente, la naturaleza, los animales y todo lo que rodea a nuestro campo colombiano. Anímate y léela.