Las historias de los jóvenes campesinos que se graduaron de la Universidad de la Amazonía

Con éxito jóvenes de zonas rurales que participan del proyecto Amazonía Joven en el departamento del Caquetá, terminaron el diplomado Emprendimiento y Creatividad, pasos para la paz, en la Universidad de la Amazonía. Son jóvenes líderes de sus territorios; quieren ayudar a sus comunidades y para conseguirlo saben que pueden trabajar desde las riquezas naturales y culturales de su región.

0
582
Foto por: Daimer Fernando Losada. Comunicador proyecto Amazonía Joven.

Toda una travesía recorrieron treinta jóvenes de zonas rurales del Río Caguán y el Río Guayas en el departamento del Caquetá. Durante cuatro semanas estuvieron realizando viajes de más de seis horas por vías fluviales y carretera, para estar de miércoles a domingo, durante el 13 de febrero al 7 de marzo, en la ciudad de Florencia y recibir las clases del diplomado Emprendimiento y Creatividad, pasos para la paz, en la Universidad de la Amazonia. 

Este importante aporte a la educación de jóvenes rurales es posible gracias al proyecto Amazonía Joven, financiado por el Fondo Europeo para la Paz de la Unión Europea e implementado por la Corporación Manigua, Acción Cultural Popular – ACPO y la Diócesis de San Vicente del Caguán. 

Cada momento del diplomado ha resultado significativo para las vidas de los estudiantes; puesto que chicos y chicas entre los 14 y 29 años de edad salieron de sus centros poblados por primera vez. Pero más allá de visitar la capital de su departamento, estar en la Universidad de la Amazonia, institución reconocida a nivel nacional e internacional se convirtió en un sueño cumplido. 

Le puede interesar: Herramientas que construyen paz en territorio víctima del conflicto armado

Disley Escobar, facilitadora de arte y deporte del proyecto Amazonía Joven y líder en el desarrollo de este ciclo formativo, aseguró, “estos jóvenes fueron escogidos de 350 estudiantes que participan de la Escuela Río de Colores del proyecto Amazonía Joven por su entrega en sus instituciones y comunidad. Durante estas semanas aprendieron cómo ser un buen emprendedor o emprendedora; cómo educar para la paz a partir de cualquier conocimiento y cómo ejecutar ideas de negocios”.

Los territorios participantes de este diplomado son las inspecciones de Rionegro y La Chipa en Puerto Rico; Puerto Betania, Miravalle y Tres Esquinas en San Vicente del Caguán; y Santafé y Remolino del Caguán en Cartagena del Chairá, Caquetá.

Proyectos pensados en las necesidades de las comunidades y la naturaleza

Para culminar el diplomado, cada territorio formuló un proyecto de emprendimiento que fue presentado en el cierre del ciclo formativo y evaluado por un jurado; al final, las mejores iniciativas serían premiadas por su propuesta de valor, conocimiento frente al proceso productivo y la estructura de trabajo dentro del emprendimiento. 

Foto por: Daimer Fernando Losada. Comunicador proyecto Amazonía Joven en Caquetá.

El primer lugar fue para los estudiantes de Santafé del Caguán en Cartagena del Chairá, quienes se destacaron por su confianza durante la presentación y la estructura de su proyecto, el cual tiene como propuesta el cultivo de plantas ricas en vitaminas y minerales para distintas especies animales.

“En este diplomado aprendimos  bastante de innovación; fue gracias a este proceso, que pensamos en un proyecto que tuviera en cuenta las necesidades de Santafé del Caguán. Entonces, teniendo en cuenta que es un territorio agropecuario y que se dificulta el acceso eficaz por el río; pensamos en trabajar con plantas endémicas que son ricas en nutrientes  y pueden ser suministradas a los animales en producción como gallinas, cerdos y vacas. Esto contribuye a que la población no solo deba depender del alimento que se trae desde Cartagena; sino que tengan alternativas ecológicas”, dice Kevin Bedoya, estudiante de la Inspección de Santafé del Caguán. 

Mientras tanto, el segundo lugar fue otorgado a la inspección de Rionegro en Puerto Rico, Caquetá; quienes trabajaron en las necesidades de las personas que quieren llevar un estilo de vida saludable, pero no encuentra alimentos que cumplan con sus requisitos y expectativas. 

“Nuestro proyecto de emprendimiento se trata de la buena crianza de gallinas ponedoras, alimentadas con alimentos naturales, nada de alimentos con químicos. Tratamos de ser muy creativos en cada proceso; la idea es utilizar material reciclable para la creación de cajas que funcionen como cubetas. Esto lo hicimos gracias a lo aprendido en el diplomado, a tener en cuenta las necesidades de la gente y la naturaleza”, dice Einer Ibáñez, estudiante de la Inspección de Rionegro en Puerto Rico, Caquetá.  

Educación para el bien comunitario

Ahora, estos treinta jóvenes, entre hombres y mujeres,  tienen la misión de compartir los conocimientos adquiridos en la Universidad de la Amazonia con sus respectivas comunidades; ser asesores en iniciativas productivas futuras y contribuir al mejoramiento de proyectos de emprendimiento que ya se están poniendo en marcha.

Por otro lado, la Universidad de la Amazonía que promueve en sus estudiantes la protección y sostenibilidad caqueteña,  les ha dejado las puertas abiertas para que soliciten apoyo siempre que lo requieran en asesoramiento de proyectos en sus centros poblados. También, los ha invitado a que una vez terminen el colegio realicen el proceso para entrar a la universidad y trabajen para adquirir una beca. 

Por: Daimer Fernando Losada Bermeo. Comunicador proyecto Amazonía Joven en Caquetá

Este grupo de estudiantes que se han graduado en el diplomado, manifiestan un agradecimiento al Fondo Europeo para la Paz de la Unión Europea por el compromiso que han tenido con la educación en sus comunidades y por permitir conocer nuevos horizontes, a través del proyecto Amazonía Joven. 

“Desde que llegamos aquí el primer día, he aprendido tantas cosas que me van a servir en mi vida, como a los demás que vivieron esta experiencia tan linda conmigo. Todos mis compañeros son muchachos que tienen mucho futuro por delante, espero encontrármelos algún día y decirles, valió la pena. He aprendido muchas cosas que le pueden servir a mi familia en la finca. Agradezco mucho a Amazonía Joven y a la Unión Europea, ojalá este proyecto se siga dando”, dice Yesica Patiño, estudiante de Remolino del Caguán en Cartagena del Chairá, Caquetá. 

El proyecto Amazonía Joven desde el 2018 se ha comprometido con los territorios de la cuenca media y baja del Río Caguán en Caquetá. Este proyecto beneficia a 3800 personas a través del aporte a la educación, la reforestación de la Amazonía y el desarrollo sostenible de la región. Hoy reafirma su compromiso con las comunidades que día a día contribuyen al éxito que ha tenido este proyecto. 

El Fondo Europeo para la paz que apoya este proyecto, fue creado en diciembre de 2016 y es un mecanismo de la cooperación al desarrollo de la Unión Europea. Este fondo tiene entre sus objetivos principales apoyar a Colombia en el desarrollo integral de las zonas afectadas por el conflicto y apoyar la reincorporación social y económica de los excombatientes en el marco de la implementación del Acuerdo de Paz. El Fondo cuenta 120 millones de euros (más de 345 mil millones de pesos) para apoyar el progreso de proyectos de paz y reconciliación comunitaria en 51 municipios de Colombia.

Por: Daimer Fernando Losada Bermeo. Comunicador proyecto Amazonía Joven en Caquetá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here