LLegó la cosecha de bija en el departamento del Chocó

Después de dos años chocoanos reciben su primera cosecha de bija, luego de haber realizado un cambio drástico entre la minería y la producción de este cultivo. Hoy trabajan por crear alianzas en el mercado y establecer su planta procesadora de semillas de bija para la producción de colorante natural.

0
410
Foto: USAID

Hace dos años en el departamento del Chocó se implementó el programa de cultivos de bija dirigido al apoyo de económico de familias en estado de vulnerabilidad y que durante años han vivido con un pequeño sustentos que les proporciona la minería; sin embargo, por las políticas establecidas no pudieron seguir con estas actividades.

Hace dos años los chocoanos sembraron cultivos de bija o achiote en sus territorios, en este proceso contaron con asistencia técnica por parte del Programa Oro Legal de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional – USAID. El proceso de siembra dio como resultado 579 hectáreas con el cultivo y ya el 25% de las plantas arbóreas se encuentran en fase de cosecha.

Le puede interesar: El paraíso, la finca que se sobrepuso a la crisis económica gracias a la innovación

El propósito del programa colectivo con el departamento es dejar en los consejos comunitarios de Villa Conto, Mayor de San Isidro, Boca de Tanando y Cocomopoca, un total de 670 hectáreas sembradas que den garantía de sostenibilidad económica a través de la siembra y la logística de negocio en el mercado.

Uno de los principales usos de la bija es como colorante natural para variedad de productos que pueden ir desde lo estético a lo gastronómico; sin embargo,  tiene propiedades importantes al ser portadora de vitamina A y D. Sus hojas son usadas para problemas de inflamación en la garganta, cicatrizar y evitar la aparición de ampollas. Esto significa que la venta de bija podría tener varios direccionamientos económicos en función de las comunidades. 

Hasta el momento los chocoanos tienen alianza  con Colorquímica, una compañía reconocida en el mercado nacional como creadora de colorantes. En este vínculo se hace un estudio y selección de las mejores semillas para atender a las exigencias de los actuales mercados. La compañía se encuentra interesada en adquirir el resultado del procesamiento de las semillas que generan las comunidades, en este caso, la pasta y el polvo, que luego serán transformados en la industria alimentaria que cumple con la demanda de suministrar colorantes naturales. 

A partir de esto, las comunidades se encuentran buscando un punto estratégico en el departamento para instalar una planta procesadora de colorantes que logre transformar 1.500 toneladas de semilla y obtener 100 toneladas de colorante puro.

Por: Daimer Fernando Losada Bermeo. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here