Los antioxidantes ayudan a limpiar nuestro torrente sanguíneo de radicales libres. Además, especialistas han explicado que los antioxidantes reducen los signos de envejecimiento, incluso protegen nuestra piel del daño solar.

Le puede interesar: Arveja, pepino y papa mantienen buena oferta en plazas de mercado

Aguacate

Es fuente rica de vitamina E, potasio, vitamina C, vitamina B6 y magnesio. Tiene un alto contenido de ácidos grasos monoinsaturados, los cuales ayudan a disminuir los niveles de colesterol en sangre.

Fresas y arándanos

El consumo de fresas está recomendado para prevenir enfermedades cardiacas, degenerativas y cáncer. Esto se debe a su elevado contenido de antioxidantes, sobre todo vitamina C, el ácido elágico y los antocianinos.

Los arándanos son frutos pequeños de color negro azulado o rojos, originarios de Europa y Asia. Algunos estudios sugieren que consumir el jugo de esta fruta ayuda a prevenir enfermedades cardiacas ya que aumenta los niveles de colesterol bueno en la sangre, lo que a su vez se traduce en un incremento de la cantidad de antioxidantes en el cuerpo.

También ha demostrado tener propiedades para reducir el riesgo de padecer enfermedades de encías, úlceras estomacales e infecciones en las vías urinarias.

Brócoli

Esta verdura es realmente una bomba de antioxidantes: es alta en vitaminas A y C y en menor cantidad de E y K. Contiene también minerales como potasio, magnesio, hierro y azufre. Su consumo puede ayudar a prevenir el cáncer y enfermedades del corazón.

Col

En especial, las variedades verdes de col contienen mucha vitamina C y vitamina K, además son buena fuente de vitamina E, A y potasio. Su consumo ayuda a aliviar la gastritis, pero su virtud más importante es que protege contra el cáncer de colon.

Zanahorias

Comer una zanahoria grande cada día ayuda a evitar el cáncer, por su rico contenido en betacaroteno.

Cítricos

Además de ser una fuente inagotable de vitamina C, son unos extraordinarios antioxidantes. Ayudan a reforzar nuestro sistema inmunológico. Los expertos recomiendan un consumo diario de 60 mg para los adultos, lo cual se cubre con una naranja o dos mandarinas o 1⁄2 vaso de jugo de frutas cítricas.

Uvas

Los efectos benéficos del jugo de uva roja se explican porque contiene flavonoides, sustancias de origen vegetal con propiedades antioxidantes (también presentes en el hollejo de las uvas). Los flavonoides aumentan la concentración de antioxidantes en la sangre y disminuyen la producción de radicales libres en el organismo.

Cebolla

La cebolla, en particular la morada, garantiza el buen funcionamiento del sistema inmunológico. Entre sus características medicinales destacan su acción contra infecciones producidas por virus o bacterias, que es un antiinflamatorio natural, sus propiedades diuréticas y expectorantes, que es un poderoso antiparasitario y que estimula la secreción de jugos pancreáticos y biliares ayudando a la digestión.

Espinacas

Son una fuente excelente de potasio, hierro, carotenos y vitamina C y además existen evidencias científicas que sugieren que son de los vegetales más potentes en la prevención del cáncer.

Complementos de vitaminas y minerales

Los expertos coinciden en que la mejor forma de adquirir los beneficios de los antioxidantes es seguir una alimentación variada y equilibrada. No se trata de ingerir el mayor número posible de antioxidantes, sino de asegurar un consumo de diferentes alimentos de todos los grupos, incluyendo cinco raciones diarias de frutas y verduras frescas.

Fuente: Cocina fácil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here