Los fósiles marinos de Villa de Leyva

0
2073

A tan solo dos horas y media de Bogotá en el departamento de Boyacá se encuentra el Municipio de Villa de Leyva, considerado uno de los destinos turísticos más atractivos de Colombia,  su encanto colonial, gastronomía, clima, cultura, historia y su gente lo hacen un lugar mágico  que no se puede dejar de visitar.

fósiles
Foto: Virtuoso cívico

En  la casa “el Molino de Losada” del municipio, se encuentra el  Museo Paleontológico, administrado por la Universidad Nacional de Colombia y reconocido mundialmente por sus aportes al estudio de la paleontología. Este lugar guarda fósiles del periodo cretácico inferior y de lo que se conoce como “la desaparición de los dinosaurios” después del impacto de un meteorito en la península de Yucatán.

“Para entonces, el nivel del mar ascendió entrando a todos los continentes de la Tierra en dos ocasiones; en el segundo ingreso tuvimos un mar interno de aguas claras y poco profundas en Villa de Leyva, en el que vivieron organismos marinos vertebrados que desarrollaron aletas a modo de remos”, explica el profesor Petter Lowy, director del Museo.

La colección del Museo está compuesta por 441 piezas en exhibición y 2.425 ejemplares, entre los que se encuentran invertebrados como gasterópodos y bivalvos, que pertenecen a la clase de moluscos, equinoideos (erizos de mar) y crinoideos (lirios de mar). Los ejemplares marinos que pertenecen a diferentes grupos taxonómicos, datan de las eras paleozoica (570 hasta 230-245 millones de años) y mesozoica (225 hasta 65 millones de años).

La colección de vertebrados se divide en tres grupos de fósiles:

  • Ictiosaurio, Platypterygius sachicarum: con forma de pez, su nombre es originario de los sáchicas, un grupo indígena que habitó el sitio donde se encontró el fósil antes de la llegada de los españoles.
  • El  Elasmosaurio colombienesis, de cuello largo y cabeza pequeña; estosreptiles medían aproximadamente de 14 metros de largo y pesaban cerca de 2.000 kilogramos.
  • El pliosaurio, Kronosaurus boyacensis, el gran depredador de los mares del Cretácico Temprano.

Una de las principales metas del museo es añadir nuevas tecnologías en las salas de exhibición para que los visitantes vean las imágenes en realidad aumentada y entiendan como eran estos animales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here