Los huertos escolares como estrategia pedagógica

Tres docentes chilenas le apuestan a nuevas estrategias de educación de niños y niñas a través de la productividad de la tierra. Por esto, han estructurado una herramienta pedagógica que utiliza los huertos como experiencia motivacional a los estudiantes que puede ser compartida en el futuro.

0
1663
Foto: noticiags.com

Nelly bustos, Camila Corvalán y María Garmendía docentes de Chile crearon un libro que le apunta a empaparse las manos de tierra para producir alimentos como pedagogía para niños y niñas. El programa de huertos escolares se han convertido en una alternativa sana y de bajo presupuesto que demuestra que la tecnología no es obligatoria en el modelo educacional de los estudiantes.

En esta medida, se proporciona un aprendizaje integral que garantiza sostenibilidad ambiental y educación alimentaria; además, es un proceso funcional para el consumo de frutas y verduras que son producidos por ellos mismo. Teniendo en cuenta estos aspectos, en la propuesta de las autoras se implementan talleres de padre e hijos y clases de cocina, lo cual permite apuntar a la solución de otro tipo de problemas de tipo familiar y social. 

Le puede interesar: La imaginación fortalece los valores democráticos de niños y niñas

Los conceptos que acompañan la producción y que establece el libro son huerto escolar, compost, suelo, siembra, planta, semilla, plagas y maleza. También agrega una matriz de planificación de actividades para el pre kinder y el kinder, primero básico y segundo básico; las autoras establecen que aunque estos son una guía no tienen un límite de edad.  

El libro expone las condiciones de exposición de las plantas a la luz solar, las proporciones de agua, la fotosíntesis, los distintos tipos de huertos para elegir el más indicado para la clase y el tipo de frutas y vegetales que se pueden plantar en determinado tiempo.

En Colombia este tipo de herramienta podría funcionar en distintas vías que aportan al crecimiento de los niños y niñas; principalmente a los estudiantes de las ciudades para acercarlos a la labor de nuestros campesinos y campesinas, reconociendo la importancia de ellos en el país. Además, pueden  compartir sus conocimientos con sus familias y amigos, así se convierten en promotores del consumo y producción de alimentos orgánicos que aportan a la salud.

Las docentes han dejado al público el libro, para descargarlo y ponerlo en práctica da click aquí.

Por: Daimer Fernando Losada Bermeo. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here