Los niños cantores del Sumapaz, en Bogotá

Viven, sueñan y cantan en el páramo de Sumapaz: 30 pequeños conforman el primer grupo coral de la ruralidad invitado al Festival Distrital de Coros, en donde demostraron que sus voces brillan a 2.640 metros sobre el nivel del mar.

1
1107
Gústa Gúchipas

La coral del colegio Gimnasio del Campo Juan de la Cruz Varela cumplió su cita con la cultura: cerca de 30 niñas y niños de esta institución rural de Bogotá, participaron en el III Festival Distrital de Coros de la Orquesta Filarmónica de Bogotá, evento que reúne lo mejor de las agrupaciones corales de la ciudad.

Por primera vez en su historia, el III Festival Distrital de Coros contó con la presencia de un coro rural en escena, una experiencia sumamente emotiva y enriquecedora para los participantes y para el público asistente ya que, por primera vez, se escucharon las voces del páramo de Sumapaz en un escenario capitalino y se conoció el talento que se esconde detrás de las montañas.

Los más emocionados con la experiencia fueron los estudiantes, niñas y niños de entre 10 y 14 años oriundos del Sumapaz que salieron del páramo para presentarse ante el público y mostrar su talento.

Los integrantes de la coral de Sumapaz recibieron tratamiento de artistas. Se alojaron en un hotel y antes del concierto recorrieron el centro histórico de la ciudad, paseo que sirvió de ante sala a su presentación en el auditorio de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño.

En el escenario, comentan los profesores, los niños se transformaron: era como si ya lo hubieran hecho miles de veces y así, sin ningún dejo de timidez, los estudiantes llenaron el auditorio con sus dulces y encantadoras voces.

Los únicos que estaban más emocionados que los niños – y el público que aplaudió emocionado -, fueron sus tres maestros que, desde que empezaron este proceso en febrero de este año, nunca se imaginaron que iban a llegar tan lejos.

“Este proceso ha sido infinitamente gratificante, sin duda ha valido mucho la pena.Gracias al canto, estos niños han cambiado mucho”, cuenta John Alexander Munévar, artista formador de la Orquesta Filarmónica de Bogotá que lidera este proceso junto a Ruby Patricia Rodríguez y Rocío Becerra.

Mayores oportunidades para niños y niñas 

“Antes teníamos alumnos que apenas si hablaban, hoy están aquí cantando en un escenario ante un público. Ha sido un proceso de mucho aprendizaje, no solo para ellos porque nosotros los docentes hemos aprendido mucho y reiteramos una vez más que el talento innato lo tenemos todos”, comenta Munévar.

Tal como lo señala la rectora de esta institución educativa, Esperanza Pacheco, el coro del Juan de la Cruz Varela funciona gracias a la Jornada Extendida, estrategia que, desde el Plan de Desarrollo ‘Bogotá Mejor Para Todos’, busca propiciar mayores oportunidades de aprendizaje que contribuyan al mejoramiento de la calidad educativa de las niñas, niños y jóvenes de la capital.

“Espacios como estos son de vital importancia para que los chicos aprendan otras cosas, por eso cuando a principio de año llegó esta propuesta de crear un coro, no dudamos en aceptar y ahora que estamos viendo los resultados. Nos damos cuenta de que es la mejor apuesta que pudimos haber hecho”, asegura la rectora Esperanza.

Además del colegio rural Gimnasio del Campo Juan de la Cruz Varela de Sumapaz, otros dos colegios oficiales – Enrique Olaya y el Técnico Menorah – mostraron lo mejor de su talento en el III Festival Distrital de Coros, evento que mostró lo mejor de la música coral de la ciudad.

Por: Compartir Palabra Maestra

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here