Con lupa en mano se observa el proyecto minero en Santurbán

0
829

Aunque el proyecto de extracción de oro propuesto por la multinacional Minesa se proyecta por debajo de la línea del páramo de Santurbán, es necesario verificar que no incurra en el uso inadecuado del agua y que realizará una correcta disposición de los residuos, entre otros aspectos.  

Al considerarse que la población que convive alrededor al páramo de Santurbán no tuvo real participación en el proceso a la licitación de extracción de oro en el proyecto minero “Soto Norte”, la Corte Constitucional derogó por medio de un fallo la delimitación del páramo de Santurbán en el departamento de Santander.

Está clara que la zona que explotaría la firma Minesa está por fuera de las limitaciones consideradas como páramo, sin embargo, es necesario que se mire cuidadosamente la solicitud de licencia presentada a la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (Anla), para analizar cuáles son las medidas que se proponen para hacer una correcta explotación de los recursos.

¿Qué aspectos son importantes en este proyecto de Santurbán?

Según el biólogo Orlando Rangel “se debe consultar con especialistas para revisar los estudios realizados y los planes de contingencia planteados por la multinacional. En la Universidad Nacional tenemos expertos que conocen el páramo y podrían analizar la viabilidad del proyecto”.

Esta podría ser una medida para que, en algún caso que no se ofrezcan alternativas viables, los organismos oficiales puedan tener argumentos para contrarrestar cualquier efecto nocivo que pueda afectar con este ecosistema. Le puede interesar: Proyecto petrolero en el Páramo de Sumapaz

La biodiversidad es un asunto de todos los colombianos

Es importante aclarar que el fallo emitido por parte de la Corte Constitucional ha sido una oportunidad para mejorar el proceso que pretende este proyecto, por lo que el profesor Rangel añade “lo ideal es que durante este tiempo también se hagan ajustes en el estudio que aún no están bien argumentados, especialmente la cartografía real del terreno”.

Además, los recursos naturales renovables y no renovables se pueden usar, pero es de vital importancia saber cómo y dónde utilizarlos, por lo que Rangel concluye que «esta es una oportunidad para que el Gobierno entienda que la biodiversidad es un asunto de todos y que la academia debe ser integrada a este”.

Autor: Reinaldo Aguirre Bernal, Estudiante de Comunicación Social – Periodismo
Editor: Ana María Rizo Díaz- Periodista Editora

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here