El maíz y el trigo, otras de las víctimas del cambio climático

Algunos alimentos que se producen en los países latinoamericanos van a sufrir un mayor impacto por fenómenos naturales extremos, en particular los expertos alertan sobre los efectos sobre los cultivos de maíz y trigo.

1
1394

El sector agroalimentario ha tendió un crecimiento progresivo a través de los años en América Latina, sin embargo no han sido suficientes las acciones para mitigar el efecto que tiene el cambio climático en la producción de alimentos. Particularmente, los expertos señalan que el trigo y el maíz serán las cosechas más afectadas.

Aunque América Latina es una de las principales regiones productoras y exportadoras de alimentos en el mundo, lo que la hace una región fundamental para la seguridad alimentaria del planeta, en Argentina, por ejemplo, en los últimos años ha habido una reducción de producción del maíz en un 29%. Las investigaciones sostiene los golpes de calor pueden afectar gravemente ese cultivo.

Así lo concluyen expertos de la Facultad de Agronomía de la UBA, en Argentina, quienes determinaron que, en el caso del maíz, las temperaturas extremas pueden provocar pérdidas totales de rendimientos cuando ocurren en torno a la floración y del 50% cuando afectan el llenado de los granos.

La tecnología como una aliado

«El uso de la tecnología es una forma de mitigar ese impacto y producir de manera más eficiente», fue una de las principales conclusiones del Foro ‘Desafíos agroalimentarios del Siglo XXI’ que se celebró en Guadalajara, México.

De acuerdo con los expertos, los problemas inician en los cultivos y las semillas que se usan. Por ejemplo el maíz es un cultivo masivo que en algunos lugares de América son producidos a partir de semillas genéticamente modificadas, que a su vez impulsan la producción de gases de efecto invernadero debido a la utilización de químicos tóxicos, pensado la producción del alimento, y no en los efectos que puede generar.

Siendo así, el llamado en los países de América Latina es apostarle a la tecnología en el sector agroalimentaria, pero desde la preservación de las semillas y potenciando las propiedades nativas del maíz,  así como en el resto de cultivos.

Por: Shaira Pulido. Estudiante de Comunicación Social.
Editor: Mónica Lozano – Periodista y Editor.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here