Los retos del 2019 para un proyecto democrático sin precedentes

La democracia se ha reiterado desde hace varias décadas como una concepción distante a la realidad colombiana; una realidad difícil de alcanzar por circunstancias históricas del país. Sin embargo, Valores Cívicos y Democráticos piensa que sí es posible desde un compromiso colectivo.

0
156
Foto: Acpo

La democracia funciona como la acción de tejer; con un solo punto no se ve forma ni progreso, pero representa el comienzo de lo que será una gran pieza. Desde esta metáfora, se adecua el trabajo de Valores Cívicos y Democráticos, un proyecto que busca crear una red de saberes sobre reconocimiento, interiorización y vivencia de ambientes democráticos activos, participativos e incidentes.

El valor de la democracia se radica en la acción de votar en las elecciones gubernamentales, pero esto, solo es una pequeña parte del amplio mundo de este término, pues la democracia se construye desde la infancia, cuando niños integran a aquel compañero solitario en sus juegos cuando existe un interés por mejorar problemas de la comunidad.

Le puede interesar: ¿Cómo se ve la juventud de hoy?: Así respondieron los jóvenes de Guayatá

Este proyecto financiado por la Embajada de Bélgica y desarrollado por la Registraduría Nacional del Estado Civil, CEDAE y Acción Cultural Popular – ACPO, trabaja en la promoción de 10 valores primordiales; la justicia, la equidad, el respeto, la igualdad, la libertad, la honestidad, la participación, la responsabilidad, la solidaridad y la convivencia.

Participación

Hasta finales de 2018, fueron 20.934 las personas que se integraron al proyecto en un proceso de educación que le apuesta a una verdadera democracia, regida desde una estructura sólida de participación. Durante el 2018, el proyecto llegó hasta Cucunubá, Manta, Chocontá, Guachetá y Silvania en Cundinamarca; Guayatá, Garagoa, Guateque, Tenza y Sutatenza en Boyacá; y en Quibdó y Yuto en el Chocó.

En el presente año se integran al objetivo de trabajo, el departamento de Antioquia con los municipios Marinilla, Guarne, Rionegro, San Rafael y San Carlos (Diócesis de Sonsón-Rionegro) y el departamento de La Guajira con Riohacha, Uribia y Manaure (Diócesis de Riohacha).

Por otro lado, para este 2019 en Cundinamarca se alcanzan nuevos municipios como Sutatausa, Villapinzón, Machetá, Tibirita Cáqueza, Quetame y Fusagasugá. En Boyacá se integran Somondoco, Macanal y Samacá.

Trabajo Educativo

Las dos herramientas claves que han permitido transmitir conocimientos a niños, jóvenes y adultos ha sido a través del curso de formación en Valores Cívicos y Democráticos teniendo en cuenta los recursos de la radio, cartillas y medios offline. La segunda, parte de una caja de herramientas práctica  para la creación de contenidos que permite la articulación de docentes, estudiantes, líderes y comunidad rural y así, trabajar desde el compromiso colectivo.

Dentro de estos se pretende entender qué es la democracia y cómo se construye, y el rol de las comunidades como ciudadanos participativos. Los municipios expresan que gracias al proyecto reconocen la importancia de su rol como actores en el trabajo por el bienestar de los territorios y que la pedagogía se adapta a las necesidades de la variable de la población.

En este 2019, el proyecto espera expandirse a más municipios y alcanzar los 40.000 integrantes, aunque, es una meta que tendrá que ir a pasos más pequeños por las elecciones en este año, ya que la Ley de Garantías impide que se realicen convenios dentro de esta temporada. El motivo radica en que se den malentendidos de carácter partidista a pesar de que los objetivos del proyecto son completamente neutros.

Por ahora se seguirá trabajando en las estrategias educativas para continuar instaurando el significado y el compromiso de la democracia desde lo 10 valores fundamentales.

Por: Daimer Fernando Losada Bermeo. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here