Mediante nuevo decreto Nariño reconoce los Derechos de la Naturaleza

Gracias al Decreto N°348 Nariño se convirtió en el primer departamento del país en reconocer los Derechos de la Naturaleza, lo que representa un gran paso para la protección, conservación y restauración de los ecosistemas colombianos que garantizan el bienestar y la continuidad de todas las formas de vida.

0
363
Foto por: Travelgrafía - https://bit.ly/30TjkD5

Nariño es un departamento ubicado al suroeste del país específicamente en la frontera con la República de Ecuador, se caracteriza por los hermosos paisajes naturales que rodean cada uno de sus territorios y por conservar en sus entrañas el Santuario de las Lajas, uno de los tesoros arquitectónicos más representativos del país. 

Además, gracias al importante paso que dió el pasado 15 de julio, se ha convertido en el primer departamento colombiano en reconocer los Derechos de la Naturaleza. Esto gracias al establecimiento del Decreto N°348 con el que se busca iniciar un camino hacia el fortalecimiento del respeto y amor por ecosistemas estratégicos como páramos, manglares y bosques secos. Lo que permitirá un debido cumplimiento en tanto se les considera como sujetos de derecho.

Le puede interesar:  Se acerca el Tercer Foro Internacional por los Derechos de la Madre Tierra

En el artículo número 2 el decreto establece que Nariño “fomentará la inclusión de los Derechos de la Naturaleza en los espacios de gobernanza departamental y velará por la integridad y la vida de los ecosistemas estratégicos mediante acciones tendientes a garantizar su protección, restauración y conservación”. De modo que se trabaje en pro de 39 de los 314 ecosistemas continentales de Colombia.

Así mismo, el documento establece la formación de Guardianes de la Naturaleza, un grupo de trabajo encabezado por el gobernador departamental que trabajará de la mano con la Alianza por los Derechos de la Madre Tierra. Estrategia que pretende visibilizar la lucha histórica del departamento  por la protección del medio ambiente y de igual forma, convertirse en el espacio para que las futuras generaciones sigan trabajando por evitar el fracking, el glifosato y la minería en sus territorios.

Por: Karina Porras Niño. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here