Microempresas rurales, protagonistas en la nueva realidad

“En este momento coyuntural, en el que las Mipymes se encuentran ante un panorama retador, donde deben adaptarse a la nueva realidad, estamos dispuestos a apoyar a los microempresarios rurales pues tenemos la seguridad de que este sector se fortalecerá. Todos dependemos del campo, su actividad es vital para el país”, Paulo Emilio Rivas Ortiz, director ejecutivo de Contactar Microfinanciera.

0
562
Foto Contactar - MYPIMES

En Colombia, las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) representan más del 90 % del total del sector empresarial (urbano y rural), generan entre el 60% y el 70% del empleo y son responsables de más del 25% del Producto Interno Bruto (PIB) agropecuario, teniendo en cuenta que pertenecen tanto al sector formal como al informal.

Las mipymes tienden a emplear a una gran proporción de trabajadores pertenecientes a los sectores más vulnerables de la sociedad, como mujeres (cerca del 50% cabezas de familia), jóvenes y personas de hogares desfavorecidos. En muchas zonas rurales, son casi la única fuente de empleo. Es así, como estos pequeños negocios se han convertido en el generador de ingresos más importante en la base de la pirámide.

“Con la llegada de la pandemia del coronavirus, hemos encontrado que las empresas que atraviesan con mayor dificultad esta coyuntura son las micro, pequeñas y medianas, pues se han visto impactadas por el confinamiento no solo de sus clientes, sino de sus proveedores, lo que afecta notablemente su capacidad productiva, incrementa costos y, por tanto, repercute en la continuidad de sus negocios”, comentó Paulo Emilio Rivas Ortiz, director ejecutivo de Contactar Microfinanciera.

En muchos casos los productores rurales no tienen acceso al crédito tradicional y deben recurrir a los préstamos denominados “gota a gota”, que dificultan aún más su precaria situación económica. Por tal motivo, surgieron las empresas microfinancieras, dedicadas en su mayoría a atender segmentos poblacionales de emprendedores y empresarios pequeños de recursos financieros limitados, a quienes les proporcionan orientación, acompañamiento y soluciones de crédito.

Hoy en día, la mayoría de los usuarios de estas microfinancieras pertenecen al sector rural y presentan necesidades de financiación, encaminadas al fortalecimiento de sus actividades productivas generadoras de ingresos y bienestar para ellos y sus familias.

“En la nueva realidad de la covid-19 queremos invitar a los microempresarios del sector rural a diversificar sus cultivos, a generar redes de trabajo y cooperación con familiares y vecinos para tener mano de obra, adquirir insumos, entre otros. También, a que soliciten apoyo al sector financiero con recursos que les permitan continuar con sus negocios y optimizar sus unidades productivas”, dijo el directivo de Contactar.

Teniendo en cuenta las necesidades de este sector en específico, son clave las entidades financieras que en momentos de adversidad como el actual entregan alivios, refinanciamiento de deudas, garantías y permiten el acceso a productos financieros de bajo costo y rápido desembolso, que les permiten a estos empresarios un desarrollo económico y social para sus familias.

Según cifras de Contactar, en época de la covid-19 la microfinanciera ha entregado más de 6.000 créditos a esta población.

 

Nuevas ayudas y plazos para deudores

La Superintendencia Financiera de Colombia instruyó a los bancos y establecimientos de crédito (compañías de financiamiento, cooperativas financiera y microfinancieras), que a partir del 1º de agosto y hasta el 31 de diciembre de 2020, se deberá aplicar el ‘Programa de Acompañamiento a Deudores’ (PAD), con el que se complementarán los beneficios, alivios y periodos de gracia que el Gobierno había determinado desde marzo pasado y que, en su gran mayoría, vencen durante los meses de julio y agosto.

Según lo explicó el superintendente Jorge Castaño Gutiérrez, en los nuevos auxilios que se otorguen se deberá garantizar que las nuevas condiciones incluyan reducciones de la cuota de pago; el no aumento de la tasa de interés inicialmente pactada; y la extensión en los periodos de gracia de acuerdo con el análisis que realice la entidad en cada caso.

También habrá medidas especiales para la calificación por nivel de riesgo para las micro, pequeñas, medianas (urbanas y rurales) y demás empresas que se encuentren o lleguen a estar en procesos de reorganización.

“El PAD les permite a los deudores ajustar de manera definitiva su flujo de caja y el valor de los pagos de sus créditos a su nueva condición de ingreso. Además, permite al deudor estar al día en sus obligaciones y por lo tanto su calificación crediticia en las centrales de riesgo se debe mantener inalterada y permite acceder a nuevos créditos”, explicó Castaño Gutiérrez.

Mayores garantías a las Pyme

Por su parte, el Gobierno Nacional, por intermedio del Fondo Nacional de Garantías –FNG–, con el propósito de ayudar a solventar los problemas de liquidez y lograr dar continuidad a las empresas que se han visto impactadas al no poder reactivar sus actividades en medio de la emergencia sanitaria ocasionada por la covid-19, creó una nueva línea de garantía denominada “Sectores más afectados mipymes”, la cual forma parte del programa “Unidos por Colombia” y tiene dispuestos recursos por un billón de pesos.

Con dicha línea se busca facilitar el acceso a créditos y mejorar las condiciones financieras de las pymes, cuyas actividades económicas están más afectadas por la disminución en sus ingresos.

“Creamos esta nueva línea teniendo en cuenta que, aunque la coyuntura ha afectado a todos, existen negocios (en la ciudad y el campo) que a la fecha no han podido reactivarse y son los que necesitan acceder a créditos garantizados para continuar y salir adelante en medio de la crisis”, precisó el vicepresidente Comercial y de Mercadeo del FNG, Iván Darío Ruiz.

«Esta nueva garantía al 90 % para capital de trabajo, con plazo de cinco años, período de gracia de un año y dirigida a los sectores más afectados de la economía, será una herramienta fundamental para la reactivación de empresas de todos los tamaños, especialmente del sector agropecuario, turismo y comercio.

Este apoyo económico, junto con las medidas en materia de promoción, competitividad, información y el sello de bioseguridad turística, permitirá avanzar con confianza en el posicionamiento de Colombia como un destino atractivo para viajeros tanto nacionales como internacionales», anunció el ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo Abondano.

Colaboración: Revista Agricultura de las Américas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here