Microtaller de escuelas audiovisuales en el centro poblado de Santa Rosa, Caquetá

Los habitantes de Santa Rosa, Caquetá participaron en el microtaller de Escuelas Culturales Campesinas en donde a través de la creación de textos y la fotografías aprendieron sobre otras formas de contar historias desde el arraigo por su territorio.

0
96
Foto por: Lorena Reyes

El desarrollo de réplicas de micro talleres “Producción de texto” y “fotografía” de Escuelas Culturales Audiovisuales – ECA en el centro poblado de Santa Rosa, Caquetá ha generado una alternativa de expresión para las comunidades, pues es un proyecto  motivado en fortalecer y aprender sobre otras formas de ver y contar su territorio.

Entre los entregables del proyecto, se han recibido crónicas con imágenes que hablan por sí mismas de la admiración y valor que le dan a la riqueza paisajística. Teniendo en cuenta también las dificultades por las que atraviesan como comunidad, en torno a aspectos relacionados con la carencia de un puesto de salud, la importancia de la escuela y la preocupación frente a la deserción de los jóvenes en las instituciones.

Le puede interesar: Primer microtaller de Escuelas Culturales Audiovisuales en Tres Esquinas del Caguán

Igualmente, se resalta la historia de su fundación y el pintoresco rol que juega el único restaurante existente en el poblado. Temas que evidencian el amor por el territorio y la creatividad de los participantes, como la siguiente  composición realizada por Leidy Fajardo, Patricia Cortéz y Faisury Perdomo.

“Un rinconcito de Luz»
«Recuerdo un bello día, en una atardecer salí de mi casa montada en mi caballo
que por nombre lo llamaba alazan; tenía muchas cosas en mi mente, pues mi
familia atravesaba por un duro momento.

 

Pasaron algunas horas y mientras caminaba pude sentir que la suave brisa
abrazaba mi cuerpo; decidí entrar y mojar mi piel con las quietas aguas de un
hermoso río que baña a mi rinconcito de luz… Santa Rosa del Caguán.
Pueblo donde la agricultura y la ganadería nos hace influyente ante los demás.

 

Y no podría terminar esta historia sin antes resaltar y valorar el trabajo de las
hermosas mujeres, que cada día se levantan a laborar y con su valentía y
optimismo hace que todo fluya de manera natural; nunca olvidaré aquel día
cuando en medio de mi tristeza y dolor, pude encontrar en Santa Rosa del Caguán
un rinconcito de luz.”

 

Por: Lorena Reyes Quintero. Facilitadora proyecto Amazonía Joven.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here