Monseñor Daniel Caro, pastor de admirables virtudes

0
1767

Monseñor Daniel Caro Borda, pastor de admirables virtudes como la cercanía, el compromiso y la ternura termina su servicio en la Diócesis de Soacha.

 

daniel-caro

Por Juan Sebastián Romero Araque

 

Monseñor Daniel Caro Borda nació en Bogotá el 22 de diciembre de 1939, cursó sus estudios de secundaria en el Seminario Menor de Zipaquirá y sus estudios de Filosofía y Teología en el Seminario Mayor de Bogotá; también, obtuvo la Licenciatura en Teología Bíblica de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

Fue ordenado sacerdote para la Diócesis de Zipaquirá el 15 de agosto de 1963. En su ministerio sacerdotal en la diócesis estuvo acompañando las comunidades de Ubaté, Susa, Lenguazaque, Guatavita y Nemocón. Además, fue formador y profesor del Seminario Mayor de Bogotá (1978-1980) y del Seminario Mayor de Zipaquirá (1983-2000) del cual también se desempeñó como rector.

El 21 de  julio del año 2000 fue nombrado Obispo titular de Rusubisir y Auxiliar de la Arquidiócesis de Bogotá. Su consagración como obispo fue el día 9 de septiembre de ese año.  Como obispo auxiliar de Bogotá fue designado en la Zona Pastoral Episcopal de San Pablo ubicada al sur-occidente de Bogotá. Sector que sería erigido como Diócesis urbana de Soacha por el Papa Juan Pablo II en el año 2003 ratificando como obispo titular a Monseñor Daniel, cargo el cual ha desempeñado con empeño y cercanía.

En el año 2013 celebró sus 50 años de ordenación sacerdotal acompañado de sus sacerdotes y de innumerables personas que acudían a celebrar con su pastor.

En su encuentro con el Papa Francisco, Monseñor Daniel Caro comenta a manera de anécdota a la  Radio Vaticana, que al hablar con su santidad Francisco y comentar la realidad de su Diócesis, también le comentó que su madre tenía 95 años y rezaba un rosario por él todos los días; al despedirse el Papa le envió saludes a su mamá; esto impresionó mucho a Monseñor quien destacó del Papa el retener estos pequeños, sencillos y gratos detalles con los cuales el Papa muestra su ternura y delicadeza.

Hablando de su Diócesis, la caracteriza como pobre, pero de personas trabajadoras; en la cual se presenta un gran desarrollo urbanístico sin vías adecuadas de acceso, por lo cual se presentan grandes conglomeraciones e incomodidades de movilidad. Este desarrollo urbanístico no ha tenido en cuenta espacios para parroquias, por lo que ha tenido que conformar pequeñas comunidades para el trabajo pastoral.

En cuanto al trabajo pastoral de Monseñor Daniel Caro es reconocido por su cercanía y sencillez en el trato con las personas; es común verlo en caminatas con sus catequistas de la Escuela Parroquial de Catequistas y en diversas actividades integrándose siempre a sus comunidades. Su trato cercano y tierno y su compromiso infatigable en su diócesis son virtudes admirables que han hecho de Monseñor Daniel Caro un pastor para sus comunidades, sacerdotes y seminaristas.

Después de una larga trayectoria al servicio de la Iglesia particular de Soacha, Monseñor Caro entrega el testigo a Monseñor José Daniel Falla Robles a quien el santo Padre nombró para seguir pastoreando esta Diócesis urbana cuyos retos y desafíos son cada vez mayores.

Muchas gracias Monseñor Daniel por su vida, su obra, su entrega y su testimonio.

Fuentes:

http://es.radiovaticana.va/storico/2012/06/files/audiomp3/00321794.MP3

http://www.pastoraleducativasoacha.edu.co/index.php/personaje-de-la-semana/item/330-mons-daniel-caro-borda

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here