Monseñor José Joaquín Salcedo y su curiosidad por la radio

1
1570

Hoy queremos recordar la vida y obra de Monseñor Salcedo, en conmemoración a su fallecimiento, un 2 de diciembre de 1994. En esta ocasión compartiremos sus inicios en el Seminario y su gusto innato por la radio y la electrónica, aquí se resalta su curiosidad por la innovación y su persistente actitud de investigación ante cualquier situación, claro está que siempre contó con el sostén y acompañamiento de su padre, quien lo apoyaba en sus decisiones.

Monseñor Salcedo

“Los estudios secundarios los inició en el Colegio Salesiano Maldonado de Tunja como alumno interno, según costumbre de entonces. Pero el inconforme adolescente no se aguantó el internado y don Joaquín tuvo que conseguirle hospedaje en el Hotel Europa en pleno centro de la ciudad, a muy corta distancia del Seminario.

En tal hotel oyó mencionar y ponderar a un sabio sacerdote, profesor del Seminario. Movido por la curiosidad, ex profeso fue a ese claustro para encontrarse con él. Ciertamente el padre Navia era un religioso excepcional y prestigioso profesor que hacía honor a la Comunidad Lazarista, hoy Vicentina.

Siendo niño adquirió algunos conocimientos de radio y electrónica de su padre Joaquín, telegrafistas de Corrales, operador del alfabeto Morse. La oficina de telégrafos (carrera 3ª No. 7 – 44), de la nueva residencia de dos plantas, a la que se habían trasladado los esposos Salcedo Guarín, fue el escenario en donde el pequeño comenzó a demostrar su congénito talento por la electrotecnia.

Según la tradición familiar, sus entretenimientos infantiles eran los cables, las cuerdas, los alambres, las pilas, los transmisores, los receptores, los radios de galena, los teléfonos, et. Conocedor desde su infancia del sistema Morse, se divertía, según él mensaje escrito, pagarlo y salir inmediatamente a la plaza para observar como avanzaría el papel transportado por las cuerdas del telégrafo.

Tales conocimientos y experiencias los completó en el Seminario, en donde se dedicó preferentemente a estudiar matemáticas, física y química bajo la dirección y guía del sabio profesor Navia.”

Fuente: Libro Monseñor José Joaquín Salcedo, sus ideas y pasión por la educación campesina; Baracaldo. 2000.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here