La mujer rural y su aporte a la sociedad

2
8341

Una mirada al campo colombiano nos muestra de forma clara el abandono por parte del Estado y la sociedad misma, el cual lleva a problemas de acceso y garantía de derechos fundamentales para los campesinos y campesinas, como la educación, el trabajo, la igualdad y la vida. Dicho abandono obedece a diferentes factores, entre estos la invisibilidad del campo y la mujer rural, así como su importancia para la sociedad colombiana.

Mujer rural
Foto: Asturias Podemos

Dentro de la vida rural, la contribución de la mujer a la economía es aún menos visible y valorada, no solo en el hogar sino en la producción agrícola misma. El trabajo que las mujeres campesinas realizan diariamente es poco reconocido por parte de la sociedad, principalmente por no mostrar de forma directa la ganancia monetaria, ya que no existe un salario para amas de casa .

El cuidado de los hijos y los animales, la realización de labores en fincas y cultivos, cocinar para los trabajadores, los oficios diarios del hogar y los aportes en la administración y el manejo de las finanzas, entre otros, hacen parte del trabajo diario de muchas mujeres campesinas, labores que tienen gran influencia sobre la economía; solo por dimensionar el costo de dichas tareas, vale la pena preguntarnos ¿cuánto costaría pagar estas tareas a trabajadores particulares?

Mujer rural
Foto: Blog Ángela Robledo

Estas actividades han sido nombradas Economía del Cuidado, entendida como el trabajo no remunerado que se realiza en el hogar y relacionado con el mantenimiento de la vivienda, los cuidados a otras personas o la comunidad  y el mantenimiento de la fuerza de trabajo remunerado; por otro lado, el Trabajo de Hogar no Remunerado son los servicios domésticos, personales y de cuidados generados y consumidos dentro del propio hogar, por las que no se recibe ninguna retribución económica directa (Ley 1413 de 2010).

El reconocimiento del trabajo de las mujeres y la economía del cuidado ha sido discutido, desde la academia y la legislación; es así que, en Colombia, desde la Ley 1413 de 2010 se dictan normas para incluir la Economía del Cuidado al Sistema de Cuentas Nacionales, para identificar el aporte de las mujeres al desarrollo económico y social del país.

A su vez, la participación de la mujer realiza un aporte considerable a la producción agrícola, debido a sus efectos directos e indirectos. Desde el informe del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, se menciona que las mujeres rurales producen el 45 % de la comida que se consumen en los hogares, incluyendo alimentos fundamentales para el consumo de la canasta familiar (2010, IICA, citado por MPS y FAO, 2015); es decir, que las mujeres no solo aportan al campo desde el cuidado del hogar y otras tareas, sino también desde la alta participación en la producción agrícola y, por ende, afectan de forma positiva la economía de la familia, el campo y del país mismo.

Mujer rural
Foto: Iniciativa para la Conservación en la Amazonía Andina

Dicha invisibilidad del rol de la mujer campesina también ha llevado al desconocimiento sobre los derechos de las mujeres en la propiedad de la tierra; se ha presentado que, al morir los cónyuges, darse separaciones de parejas o en casos de abandono o despojo de las tierras a causa del conflicto armado, las mujeres pierden la posibilidad de tener acceso a la tierra a causa del desconocimiento de sus derechos. La campesina, por haber trabajado la tierra y aportado al hogar, tiene derechos sobre la propiedad y es de gran importancia que comprenda los derechos que tiene sobre esta y pueda exigirlos.

El campo cumple un importante valor para la sociedad y, tal como lo hemos mencionado, la garantía de los derechos es limitada, lo cual obliga al reconocimiento del aporte del campesinado, especialmente de las mujeres campesinas, quienes se han visto enfrentadas históricamente a la desigualdad en el acceso a los derechos en Colombia.

Fuente: Las mujeres rurales y la agricultura familiar (2015), Ministerio de Salud y Protección Social, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura – FAO.

Autor: Lina María López, Trabajadora Social, Voluntaria ACPO. @linis_lopezg
Editor: Katherine Vargas Gaitán, Periodista Editora. @KatheVargasg

2 Comentarios

  1. Es un interesante análisis sobre la economía del cuidado. Un aspecto a tener en cuenta, es que esta limitación frente a la garantía por el derecho a la tierra, no solo la sufren las mujeres campesinas; tanto mujeres afrodescendientes como mujeres indígenas enfrentan esta difícil situación. Todas merecen ese reconocimiento por su trabajo, pues como dice Silvia Federicci es la base del capitalismo.
    También por este postulado, es que el pasado 8 de marzo uno de los lemas de las muchas campañas y movilizaciones por la conmemoración del día de la mujer (mujeres) era “produzcan sin nosotras” como respuesta no solo a esta explotación sino también a las altas tazas de feminicidios en todo América Latina.

  2. Hola todos y todas mejor apreciación no puede aver felicito a todos los ceres humanos q considan con este re cono simiento tan justo felisitasiones y q al selebrar el día del canpecino se note el reconocimiento claro a la mujer

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here