En la Institución Educativa Rural de Campo Hermoso en San Vicente del Caguán, Caquetá, en el marco del proyecto Mundo Joven: historias de vida que construyen futuro, se realizaron actividades concernientes a Mi Proyecto de Vida en el Campo y la educación para la afectividad.

En la primera sesión de la clase se recogieron las cosechas de la cartilla utilizada como guía del curso. En esta actividad se puso de manifiesto que los estudiantes tenían dominio de los contenidos y el curso fue gratificante para ellos.

Le puede interesar: El desarrollo de las nuevas tecnologías compite con el deterioro ambiental

Aprendiendo qué es género

Como parte de la sesión, se llevaron a cabo actividades orientadas en la educación para la afectividad, en las que se explicaron a los estudiantes conceptos fundamentales como el de género, entendiendo éste como una construcción social y cultural de que lo que significa ser hombre o mujer en determinadas sociedades.

Además, se analizó como en la vida cotidiana se materializan dichas construcciones e ideas, a lo que una estudiante se refirió “pues profe, si un hombre deja a los hijos nadie le dice nada, pero si lo hace una mujer todo el mundo habla cosas malas, sabiendo que los dos tienen la misma responsabilidad”.

De lo anterior, se puede añadir que hay en los estudiantes cierta mirada crítica frente a creencias generalizadas frente a la mujer como la única responsable de la crianza de los hijos, asumiendo que es un aspecto que atañe tanto a hombres como mujeres.

Por: Cindy Machado. Facilitadora ACPO.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here