MURUC, la moneda social de las mujeres rurales de Cundinamarca

De la iniciativa de innovación social participan 12 organizaciones afiliadas a FEDEMUCC con el fin de establecer relaciones solidarias y de reciprocidad a nivel social, económico, político, cultural y ambiental, para promover la reconstrucción del tejido social, el buen vivir colectivo y la calidad de vida individual.

0
238

MURUC – Mujeres Rurales de Cundinamarca es la moneda social de las organizaciones agremiadas a la Federación de Mujeres Campesinas de Cundinamarca – Fedemucc. Esta iniciativa le apuesta a la reconstrucción del tejido social de las organizaciones asociadas, así como a las diferentes alternativas de organización social y económica de las mujeres campesinas de Cundinamarca, además cuenta con el apoyo financiero del Ministerio de Asuntos Mundiales de Canadá y OXFAM.

Este es un sistema basado en los acuerdos, la confianza mutua y el reconocimiento del trabajo ajeno a través de una moneda complementaria –sin que haya dinero de por medio–, en el que se intercambian productos, servicios y saberes. También, cuenta con un registro contable de todas las transacciones de manera abierta y transparente a través de una cartilla y de la plataforma virtual.

Le puede interesar: La lucha constituye la genética de las mujeres rurales

El proyecto, que se estructura en cuatro ejes: economía social y solidaria, justicia entre hombres y mujeres, liderazgo juvenil y medio ambiente, lleva 14 meses trabajando con organizaciones de mujeres campesinas de 12 municipios de Cundinamarca. Los encuentros se hacen cada mes y durante dos días se trabaja una agenda académica dirigida al fortalecimiento de capacidades y al afianzamiento de los cuatro componentes.

“Este hasta ahora es el comienzo, nosotras vamos a continuar para que el proceso sea sostenible, todo se da para que sea sostenible. Lo que estamos pensando desde FEDEMUCC es poder replicar este modelo en otras organizaciones que también quieran tener un modelo parecido, entonces nosotras nos quedamos con información para poderla multiplicar”, manifiesta Diana Guzmán, participante y afiliada del municipio de Tabio.

Ante la necesidad avanzar hacia la construcción de una sociedad que posibilite condiciones dignas para el buen vivir de las mujeres y los hombres, Ana Lidia Velasco, socia fundadora y presidenta de FEDEMUCC, asegura que este es un momento clave para la mujer rural.

“Estamos en un punto histórico, las sociedades en todas las regiones del mundo reclaman cambios de modelos y estructuras. Es un momento importante para las mujeres rurales, porque identificamos la necesidad imperativa de transitar hacia modelos sostenibles de producción y consumo, que nos permitan cuidar los recursos que sostienen la seguridad alimentaria regional”, agrega.

La presentación de MURUC, bajo el marco de la conmemoración del Día Departamental de la Mujer Rural ‘Elsa Omaira Álvarez Mora’, tuvo lugar en la Gobernación de Cundinamarca y contó con la participación de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez; el Ministerio del Interior y la Secretaría de la Mujer y Equidad de Género de Cundinamarca. Durante el lanzamiento, se realizó un MercaMuruc y se resaltó la importancia de disminuir la exclusión social y el reconocimiento del trabajo ejercido por las mujeres campesinas de Cundinamarca.

Un modelo económico alternativo, soberano y solidario

 Las personas y organizaciones sociales que deseen participar, pueden inscribirse aportando sus datos a la gestora de la MURUC en cada municipio. A cada persona asociada le será entregado una cartilla de intercambio transaccional, que permite llevar el registro de los intercambios que realiza con el resto de agremiadas-os en un MercaMuruc.

Este tipo de mercado es un espacio de intercambio propio de la federación donde las asociadas realizan intercambio de productos, servicios y saberes. Asimismo, los productos que se intercambian son locales, artesanales y sostenibles; estos provienen de los procesos de empoderamiento y emprendimiento que han hecho las asociadas de FEDEMUCC.

Cada vez que una persona ofrece sus productos y/o servicios, obtiene un saldo positivo en su cartilla, que solo puede ser usado para adquirir otros productos. Una vez una persona reciba un producto, este será restado de su saldo y se consignará en la cartilla con los datos y firma de los “prosumidores”; gente que produce y consume al mismo tiempo.

Por otra parte, en las transacciones con personas que no forman parte de la organización, estas pueden acceder a los productos en MURUC adquiriendo los ValeMuruc, en la Caja Madre que es instalada durante cada MercaMuruc. Una moneda de ValeMuruc equivale a $1.000 pesos.

Del inicio y avance del proyecto, Mary Luz Gamba, afiliada y participante por el municipio de Subachoque, comenta que durante las primeras reuniones que tuvieron en cada nodo, las participantes fueron identificando sus habilidades y saberes. De igual forma, se empezaron a hacer los primeros intercambios, con productos como granos, artesanías y otros servicios.

“Empezamos a mirar y con esto hacíamos mercado, traíamos mercado cada vez que nos reuníamos y empezábamos a reconocer qué tenían nuestras compañeras. Entonces empezamos a consignar la transacción; dar y recibir, en una libreta, las dos personas firmamos como acto de confianza y de credibilidad. Lo importante ahora es mover más productos y tener más compañeras, ese es el reto. El buen vivir expresado en los productos”, detalla Gamba.

Le puede interesar: Así es la asociación de mujeres que representa el Café del Caquetá

Lo que debe saber sobre FEDEMUCC

La Federación de Mujeres Campesinas de Cundinamarca es una organización sin ánimo de lucro con jurisdicción en el departamento de Cundinamarca. Su creación nace a partir de un movimiento de mujeres liderado por Elsa Omaira Álvarez, que promovieron la formación y capacitación en Derechos Humanos, la realización de proyectos productivos y la participación social y política en el departamento.

Dicho proceso, dirigido y desarrollado por y para las mujeres, dio origen a las primeras asociaciones de mujeres campesinas que, a partir del apoyo recibido de la Gobernación de Cundinamarca, lograron poner en marcha acciones en favor de la mujer rural. A partir de esto, surge la necesidad de crear la FEDEMUCC para que las represente, apoye y motive en las diferentes iniciativas que respondan a sus problemáticas, necesidades, expectativas y sueños. Esto se consolida a partir de la Asamblea de Constitución de la Federación el 16 de enero de 1998 en el Municipio de Gachancipá.

La organización ha contribuido en la formación de más de 2000 mujeres y lideresas de varios municipios en Derechos Humanos con enfoque de género. Además, la participación política y representativa de las mujeres en los Concejos y Alcaldías Municipales, Juntas de Acción Comunal y Consejos Territoriales de Planeación, entre otros logros y alcances.

En la actualidad, FEDEMUCC agrupa a 20 organizaciones de Cundinamarca y cerca de 180 mujeres. Cuenta con 21 años de trayectoria, durante los cuales su propósito ha sido contribuir en la lucha por la reivindicación de los derechos de las mujeres del sector rural.

Por: Andrés Neira. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here