Niños y niñas comprenden al otro desde el valor de la democracia

El proyecto Valores Cívicos y Democráticos realizó actividades de reflexión y aprendizaje en el municipio de Garagoa. Estos ejercicios permitieron que los estudiantes conocieran las circunstancias de otros niños y niñas en condiciones de vulnerabilidad.

0
249
Foto: Paula Mondragón

Acción Cultural Popular – Acpo,  es una organización católica que ha venido desarrollando diferentes proyectos a nivel nacional durante los últimos 72 años con el fin de impactar positivamente en las comunidades colombianas, especialmente en los campesinos; es así como nace el proyecto denominado Valores Cívicos y Democráticos, gracias a la Embajada de Bélgica, la Registraduría Nacional del Estado Civil y CEDAE.

Este proyecto ha llegado a diferentes municipios en el departamento de Boyacá, Cundinamarca, Antioquia, Chocó y La Guajira, enseñando y promoviendo la participación ciudadana y el goce de la democracia. En la actualidad, el proyecto beneficia a 20.934 personas y en sus objetivos se encuentra llegar a 40.000 beneficiados.

Le puede interesar: Los retos del 2019 para un proyecto democrático sin precedentes

En el municipio de Garagoa, capital de la provincia del Neira en el departamento de Boyacá, se está desarrollando este gran proyecto, beneficiando a los estudiantes, padres de familia y docentes que componen el Colegio Cristiano Manantial.

ExpoART “Yo quiero jugar”, es una de las actividades que se encuentra en la caja de herramientas del proyecto, se trata de una campaña de reflexión entorno al trabajo infantil. Esta actividad se realizó con estudiantes de cuarto y quinto grado de la institución educativa, con el fin de explorar y demostrar la creatividad de los estudiantes a la hora de plasmar las realidades de su país y comunidad en piezas de arte.

Esta actividad se ha convertido en una herramienta pertinente de aprendizaje y apropiación de los valores cívicos y democráticos, así como la identificación de los antivalores que genera problemas como el trabajo infantil.

Foto: Paula Mondragón – dibujo estudiantes

Trabajar colectivamente en torno a los valores, permitió que niños y niñas sintieran empatía al reconocer las condiciones que padecen otros niños en el país e incluso en la misma comunidad al no poder estudiar y no poder suplir necesidades básicas de los seres humanos. De esta manera, los estudiantes se comprometieron a agradecer a sus padres por respetar el derecho que tienen a la educación y por el esfuerzo para que este derecho sea una realidad, además, valorar la educación como un tesoro que lamentablemente no todos tienen.

Por: Paula Mondragón. Facilitadora de Acpo en Garagoa, Boyacá
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here