Nuevas líneas de ají mejorarían la productividad en el país

2 semillas de ají de tipo tabasco y 1 de habanero, que fueron mejoradas por la Universidad Nacional demostraron ser resistentes a enfermedades naturales que marchitan por completo la planta. Con el resultado, las cepas se convierten en una oportunidad para mejorar la producción de este producto en el país.

0
569
Foto por: Unimedios - https://cutt.ly/gmpX7ZL

El ají, chile o pimiento es el fruto que florece del arbusto herbáceo Capsicum spp, utilizado  comúnmente en la gastronomía para dar sazón a las comidas. De acuerdo con el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, en Colombia se siembra principalmente en los departamentos del Magdalena con el 40%, Bolívar con 19,9%, La Guajira con 9,2% y Córdoba con 5,16%; y genera una producción de entre 8 a 10 toneladas por hectárea. 

Según Neyi Fernanda Zúñiga Daza, ingeniera agrónoma de la Universidad Nacional – UNAL, los cultivos de ají son susceptibles a contraer dos enfermedades. La primera es Phytophthora capsici, la cual  genera una mancha oscura en el cuello de la raíz que marchita la plata hasta su muerte. La segunda es Fusarium oxysporum, que provoca amarillamiento en las hojas y causa el deterioro de los frutos y del tallo. 

Le puede interesar: Semillas de ají rocoto afectadas por fermentación

Con el objetivo de desarrollar unas semillas más resistentes a estas patologías, Augusto García Dávila, docente de Ciencias Agrarias de la UNAL, lideró el proyecto de investigación denominado Evaluación agromorfológica de líneas avanzadas de ají picante Capsicum para la agroindustria. 

En dicho estudio se analizaron 7 variedades de ají que fueron creadas en el año 2020 por un grupo de estudiantes, en el marco del Programa de Mejoramiento desarrollado por la institución universitaria, que se lleva a cabo en el municipio de Palmira, Valle del Cauca. 

Conforme con la explicación del investigador Dávila, se evaluaron 3 líneas de ají  tabasco, 2 de habanero y 2 de cayenne. Para el análisis se sembraron 16.667 plantas en parcelas de aproximadamente 5 metros, con condiciones de campo similares a las de las zonas productoras del país. Esto con el propósito de “conocer el comportamiento del material vegetal en diferentes zonas o ambientes”.

Como resultado del estudio, 2 cepas de tipo tabasco y 1 de habanero demostraron tener un alto grado de resistencia a las enfermedades, por lo que las semillas representan una oportunidad para fortalecer la producción de ají. Actualmente, las variedades se encuentran en el proceso de registro ante el Instituto Colombiano Agropecuario – ICA para legitimar su siembra. 

Cabe destacar que, la UNAL sede Palmira ha mejorado otros alimentos que ya cuentan con el aval del ICA como la habichuela UnaPal Milenio, el pimentón UnaPal Serrano, el cilantro UnaPal Precoso y el zapallo UnaPal Bolo Verde. 



Por: Ivania Alejandra Aroca Gaona. Periodista.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here