Ocho de cada diez trabajadores en el campo son informales

Aunque es una buena noticia los 83.000 empleos generados en febrero y abril en el campo colombiano, las organizaciones campesinas piden que el gobierno le ponga la lupa a cómo y en qué condiciones se dice que ese está generando empleo.

0
951
Revista Catorce 6

Según cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) en el periodo de febrero-abril 2018 se redujo la tasa de desempleo en el campo colombiano. El agro fue el principal generador de puestos de trabajos en Colombia con un total de 83.000 nuevos puestos de trabajo impulsados, en comparación con las cifras del año 2017.

«En esta oportunidad, las cifras indican que son 83.000 nuevos trabajos creados para agricultores y ganaderos. Con esto sumamos 4,7 millones de personas trabajando en el campo colombiano, por eso estamos seguros de que este es el Renacer del Campo Colombiano», asegura el Ministro de Agricultura Juan Guillermo Zuluaga.

Las garantías laborales en el campo colombiano

No obstante, en medio de esa buena noticia que ha anunciado el Ministerio de Agricultura, esta misma semana se conoció que 8 de cada 10 personas que viven en zonas rurales viven de una actividad en la informalidad. Logran obtener algunos ingresos, pero no cuentan con algún tipo de seguridad social.

Así lo concluye el informe ‘Perfil actual de la informalidad laboral en Colombia’, presentado por el Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, durante la conferencia internacional ‘La economía de la informalidad’. Aunque desde la cartera de Agricultura se ha tratado incentivar el trabajo en el campo, las garantías laborales parecen ser mínimas según el informe de la Universidad del Rosario.
Aunque es una buena noticia los 83.000 empleos, las organizaciones campesinas piden que el gobierno le ponga la lupa a cómo y en qué condiciones se dice que ese está generando empleo, ya que de acuerdo con informe mencionado, aunque el campo ha tenido tasas de desempleo más bajas (5,1 en comparación con 9,9 % en el trimestre móvil febrero-abril), se ha descuidado el hecho de que esos empleos en su mayoría son informales.
La educación es uno de los factores claves para solucionar esta situación, según explica el informe, que establece que hay una estrecha relación entre la informalidad y los estratos socioeconómicos vulnerables. Es decir que las personas más pobres son las que están  propensas a tener trabajos sin ninguna garantía. Exactamente, 9 de cada 10 trabajadores pobres son informales.

Por: Shaira Pulido. Estudiante de Comunicación Social.
Editor: Mónica Lozano – Periodista y Editor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here