Ocho humedales imperdibles para visitar en Colombia

Te invitamos a conocer más sobre estos maravillosos ecosistemas, refugio de miles de especies y ecosistemas esenciales para nuestro abastecimiento de agua y la regulación del clima.

0
598
© Gabriel Constantino

Laguna de La Cocha (designado en 2001)

Fue el segundo sitio Ramsar designado en Colombia, después de la Ciénaga Grande de Santa Marta. Esta laguna, ubicada en el departamento de Nariño, se extiende por 39.000 hectáreas y es hogar de especies en peligro de extinción como el oso andino (Tremarctos ornatus), el tapir de montaña (Tapirus pinchaque) y el lobo de los Andes (Lycalopex culpaeus).

Deltas de los ríos Baudó y San Juan (designado en 2004)

Son más de 52.000 hectáreas protegidas en la desembocadura de dos de los ríos colombianos más grandes que llegan al océano Pacífico -uno de los sitios con mayor biodiversidad del planeta- que se destacan por los bosques de manglar y por ser el hábitat especies prioritarias como el jaguar (panthera onca) y la nutria (Lontra longicaudis); además de ser el principal medio de subsistencia para las comunidades afrodescendientes e indígenas que viven allí.

© Diego M Garcés

Complejo de humedales de la Laguna del Otún (designado en 2005 y ampliado en 2017)

Este complejo formado por lagunas, pantanos y turberas de diferentes tamaños abarca 115.883 hectáreas dentro del Parque Nacional Natural Los Nevados. Allí confluyen diferentes afluentes que abastecen acueductos municipales como el complejo de la cuenca alta del rio Quindío, que garantiza el suministro de agua para el 56% de la población de Salento, Armenia, Circasia y La Tebaida. Igualmente incluye los nacimientos de los ríos Otún (Risaralda); Coello, Totare y Recio (Tolima) y Chinchiná (Caldas).

© Luis Germán Naranjo

Sistema Lacustre de Chingaza (designado en 2008)

Ubicado en el Parque Nacional Natural Chingaza, este sistema de lagunas y humedales es el hábitat de más de 900 especies de animales y plantas, muchas de ellas endémicas; es decir, que solo se encuentran en ese lugar. La capital del país depende de estos humedales para abastecer de agua potable a diez millones de personas, entre habitantes de Bogotá y municipios aledaños.

© Mónica Diago / WWF-Colombia

Complejo de humedales de la Estrella Fluvial Inírida (designado en 2014)

En este complejo de humedales, ubicado entre los departamentos de Guainía y Vichada, se unen en forma de estrella los ríos Ventuari de Venezuela, Atabapo, Guaviare e Inírida dando origen al gran río Orinoco. Cubre 253.000 hectáreas y fue designado como sitio Ramsar por su diversidad en flora y fauna con 1.172 especies de plantas, 470 de peces, 253 aves y 101 mamíferos.

© Simon De Man

Complejo de humedales Lagos de Tarapoto (designado en 2018)

Con 45.464 hectáreas, los Lagos de Tarapoto son el primer sitio Ramsar de la Amazonia colombiana y uno de los lugares con mayor presencia de delfines de río de esta región. Sus niveles de biodiversidad son únicos: más de 883 especies de plantas, 176 de peces, 201 de mamíferos, entre otros. Estos humedales representan también el sustento pesquero de las 22 comunidades indígenas que habitan la zona.

© Viviana Londoño / WWF-Colombia

Complejo de humedales de la Cuenca del río Bita (designado en 2018)

Es el sitio Ramsar más grande del país en uno de los ríos mejor conservados del país, pues se mantiene intacto casi en un 95%. Alberga especies icónicas como la Arawana azul (Osteoglossum ferreirai), la tortuga Charapa (Podocnemis expansa), el jaguar (Panthera onca), la danta (Tapirus terrestris) y el delfín rosado (Inia geoffrensis). El Bita es también uno de los principales centros de pesca deportiva y ornamental de Colombia, actividades que son el principal sustento económico de varias comunidades locales.

© Jorge García

Complejo Cenagoso de Ayapel (2018)

Esta gran ciénaga ubicada en el departamento de Córdoba, entre los ríos San Jorge y Cauca, es un sitio clave para la reproducción de peces como el emblemático bocachico (Prochilodus magdalenae) y para el mantenimiento de poblaciones de manatí (Trichechus manatus), tortuga hicotea (Trachemys callirostris) y babilla (Caiman crocodilus). De hecho, estos humedales albergan el 27% de los mamíferos amenazados en el país.

© Cortesía CorpoAyapel

Fuente: WWF Colombia.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here