Palabras que cambian el mundo

0
1714

Palabras tienen gran poder, tanto que han llevado al hombre a conquistar lugares inhóspitos y, al mismo tiempo, a la destrucción. 

Por Luis David Parrado Traslaviña

¡Cómo no reconocer que las palabras son parte de nuestra vida cotidiana! Más de uno las usa cuando quiere buscar su cometido, conquistar el amor de su vida, hacer valer su punto de vista, emitir su punto de vista en un diálogo, o simplemente cuando quiere dar un consejo a quien lo pide. La historia nos ha dejado numerosos ejemplos de palabras, algunas más vigentes que otras, pero todas ellas eternas, consignadas en libros que buscan hacer frente a la realidad tecnológica que nos invade.

Personajes de gran importancia mundial (filósofos, escritores, científicos, políticos, religiosos, etc.) aportaron su grano de arena mostrando su particular concepción vital, ya sea por experiencia propia o ajena. Muchas de sus enseñanzas, positivas o negativas, siguen vigentes a pesar del paso del tiempo.

Y es que basta con mirar nuestra sociedad para buscar un ejemplo claro del inmenso poder de la palabra. Como se escucha coloquialmente, una palabra construye o destruye. Lo más curioso es que, en muchas ocasiones, hay palabras que logran silenciar a un pueblo entero, sea por asombro o porque lograron su objetivo de convencimiento. ¿Qué palabras han cambiado al mundo? Estos son algunos ejemplos de tan inmenso don que es privilegio absoluto del hombre:

– “Ninguna persona merece tus lágrimas, y quien se las merezca no te hará llorar” (Gabriel García Márquez, escritor colombiano).

– “El dinero no puede comprar la vida (Bob Marley, músico jamaiquino).

– “Lo que no te mata, te hace más fuerte” (Friedrich Nietzsche, filósofo alemán).

– “Haz el amor y no la guerra” (John Lennon, músico inglés).

– “Pienso, luego existo” (René Descartes, filósofo francés).

– “Solo sé que no sé nada” (Sócrates, filósofo griego).

– “Dos cosas son infinitas: la estupidez humana y el universo; y no estoy seguro de lo segundo” (Albert Einstein, científico alemán).

– “Yo tengo un sueño” (Martin Luther King, pastor estadounidense).

-“Los verdaderos líderes deben estar dispuestos a sacrificarlo todo por la libertad de su pueblo” (Nelson Mandela, político sudafricano).

-“Si quieres cambiar al mundo, cámbiate a ti mismo” (Mahatma Gandhi, líder hindú).

Y así podríamos seguir buscando palabras de grandes personajes que cambiaron la humanidad, pero toda esta inquietud nos ha de voltear la mirada en una persona que, sin duda alguna, cambió el curso del mundo: nos referimos a Jesucristo, nuestro Señor. Jesús no necesitó de grandes obras para demostrar su grandeza, se apoyó en palabras.

Estas palabras usadas por el Señor fueron de tanto impacto que llevaron a 12 personas a seguir sus pasos y verlo como su Maestro. Las palabras del Señor llevaron a la conversión de muchos, llevaron a la envidia de quienes no aceptaban sus enseñanzas, llegaron hasta lo más profundo de los corazones de quienes lo buscaban y le reconocían como el Mesías. Desde un “venid y lo veréis” (Juan 1, 35 – 42) hasta un “hoy estarás conmigo en el Paraíso” (Lucas 23, 43), el Señor usó palabras llenas de amor y de misericordia para transmitir sus enseñanzas.

Después de más de 2000 años en que Jesucristo estuvo entre nosotros, sus palabras han cambiado al mundo y siguen causando impacto en quienes la escuchan. La Iglesia ha tenido la misión de seguir transmitiendo la “Buena Nueva” del Señor, intentando que, al ejemplo de Jesucristo, las palabras que, en boca de sus ministros (Papa, obispos, sacerdotes, diáconos, religiosos…), cambien al mundo, brindando una nueva manera de ver la vida en medio de esta sociedad que, poco a poco, intenta callar las palabras que han tenido mayor influencia en el mundo: las palabras de Jesucristo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here