Pescado para el Desarrollo, un proyecto que sobrepasa las adversidades

La motivación de seguir trabajando por los campesinos de Colombia han llevado al equipo de trabajo de este proyecto a crear nuevas estrategias para lograr el objetivo de fortalecer habilidades y conocimientos en jóvenes de Caquetá.

0
192
Foto por: Sandra Liliana Riaño

En el Departamento del Caquetá se viene desarrollando un Proyecto denominado Pescado para el Desarrollo orientado a Instituciones Educativas Rurales, financiado por Caritas Noruega, por medio de Caritas Colombia y Pastoral Social, para lograr una unidad productiva enfocada a la producción y comercialización de pescado en el territorio. 

Aproximadamente 300 estudiantes de grados  9,10 y 11 de Instituciones educativas como I.E.R Jorge Eliecer Gaitán, I.E.R La Rastra, I.E.R Villa Hermosa, I.E.R El Salitre, I.E.R Sabio Caldas, I.E.R Las Lajas,  I.E.R Puerto Manrique, I.E.R. San Luis, son los beneficiados con esta oportunidad. 

Con el fin de que el proyecto sea integral es decir, sea un proyecto que forme a los jóvenes en la parte técnica y la parte espiritual, se encuentran vinculadas tres organizaciones muy importantes como lo son ACUICA (La Asociación de Acuicultores del Caquetá), Sena (Servicio Nacional de Aprendizaje) y ACPO (Acción Cultural Popular), las cuales vienen adelantando acciones de formación para estos alumnos que van transversales a su formación académica.

Teniendo en cuenta la  nueva situación de pandemia ocasionada por el COVID -19  en este año, el personal asociado a este valioso proyecto, ha venido presentando una serie de inconvenientes en la ejecución de sus acciones, ya que se ha dificultado el acceso a los territorios y por ende trabajar con los estudiantes de una forma presencial.

Pero esto no ha parado a los profesionales, tanto personal administrativo de las Instituciones Educativas, cuerpo docente y colaboradores de las entidades vinculadas han ideado estrategias para lograr que el proyecto avance de forma adecuada.

No es desconocido para nadie que con esta nueva situación las clases han dejado de ser presenciales para pasar a una modalidad no presencial o virtual y que con esta alternativa se ha evidenciado la problemática de conectividad que se vive en las zonas rurales de nuestro país, es difícil poder llevar a cabo una formación cuando los jóvenes no cuentan, con acceso a internet, o un computador, o un celular Smart phone que les facilite su proceso, en algunos casos los padres de familia han tenido que desplazarse a lugares más lejanos a horas de las I.E. para poder sobrellevar la pandemia.

Viendo estos problemas, pero con la disposición de seguir trabajando por los campesinos de Colombia se crearon estrategias para que esta importante oportunidad no pare. Por su lado ACPO creo como estrategia la entrega de cartillas, cuyo contenido es sencillo y divertido  para cada uno de los estudiantes, así mismo sus facilitadores educativos utilizan estrategias como microlearnig por medio de la herramienta whatsapp  y llamadas telefónicas para llevar un acompañamiento personalizado a cada uno de los alumnos y con esto lograr que su formación continúe de una forma eficiente y eficaz.

Por último es importante resaltar la dedicación, la entereza y la disposición de cada uno de los participantes del proyecto que va desde padres de familia, jóvenes, docentes, personal administrativo, organizaciones vinculadas que trabajan día a día para que alternativas como Pescado para el Desarrollo  sigan llegando a la población rural y así fortalecer nuestro país. 



Por: Sandra Liliana Riaño. Facilitadora proyecto Pescado Para el Desarrollo.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here