Primer proyecto productivo liderado por mujeres excombatientes en Antioquia

Buscando su reincorporación económica, 70 mujeres excombatientes de las Farc le apuestan al proyecto “Mujeres Autónomas: tierra, territorio y economía solidaria para la paz y la reconciliación”.

0
353
Foto por: Misión de ONU Colombia. https://bit.ly/2HAa4MH

Alrededor de 70 excombatientes de las Farc, que se encuentran en los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación – ETCR, en Dabeiba y Mutatá, Antioquia, decidieron unirse y darle vida al primer proyecto productivo hecho por mujeres. Se trata de una planta procesadora de frutas y hortalizas y que se llamará “Mujeres Autónomas: tierra, territorio y economía solidaria para la paz y la reconciliación”.

Mujeres Autónomas cuenta con la financiación de ONU Mujeres en el marco de la alianza con la Embajada de Noruega y el apoyo de la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina – ANZORC- y está creado para garantizar estrategias que permitan a las mujeres, diseñar y ejecutar iniciativas productivas sostenibles, fortaleciendo los procesos organizativos, comunitarios y dotándolas de capacidades para operar sus iniciativas.

Le puede interesar: Empoderamiento de las mujeres indígenas en el corazón de la Amazonía

Luz Adriana Ramírez, coordinadora del proyecto, menciona que “el proyecto, es importante para la comunidad porque estamos tratando de integrar no solo a las exguerrilleras, sino también a la comunidad en general, sobre todo en los temas que tienen que ver con producción de frutales”.

Todo esto, para que la planta tenga la materia prima para operar, para producir las pulpas y mermeladas. Esto genera un proceso de planificación productiva en el que las comunidades puedan participar con sus frutales de diferentes tipos, para que los productos de la planta sean cada vez más diversos.

De manera que se espera que la planta procesadora esté en funcionamiento a final del mes de octubre del presente año y en ella, las mujeres en proceso de reincorporación sean las encargadas de operar la planta; con ello generando un espacio de economía sostenible no solo para el espacio territorial, sino también para la comunidad aledaña.

Por: Claudia Patricia Barón. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here