Primera Institución Educativa Rural que inicia alternancia en Caquetá

Después de casi un año de no contar con estudiantes en las aulas de clase, vuelve la alegría de compartir a los alumnos en la I.E.R El Salitre. Una noticia positiva para el proyecto Pescado para el Desarrollo el cual podrá continuar capacitando y acompañando a los estudiantes de forma presencial.

0
111
Foto: Fanery Cabrera Ramírez

Luego de contar con la habilitación y la aprobación de los protocolos de bioseguridad por parte de las secretarías de salud y educación municipal, la Institución Educativa Rural El Salitre ubicada en Santana de las Hermosas, Caquetá, abrió sus puertas a la comunidad educativa para recibir a cuarenta de los ciento cincuenta estudiantes matriculados.

Los cuales fueron acogidos por su director Henry Mora y sus nueve docentes, quienes con gran alegría y compromiso realizaron el proceso de bienvenida. Hablamos con  Yobanny Suarez Bejarano, administrativo de la Institución Educativa.

¿Cómo se aplica la alternancia en la institución?

Durante la primera semana del mes estudian los hombres, la segunda semana se deja para desinfección, la tercera semana estudian las mujeres y nuevamente se deja una semana para desinfección. Aclaro que durante el tiempo que los estudiantes no vienen al colegio, llevan guías para trabajar en casa.

¿Cuál fue el proceso para iniciar con la alternancia en la institución?

Nosotros como Institución Educativa Rural, somos muy privilegiados, pues contamos con espacios adecuados para el distanciamiento, con todas las condiciones de bioseguridad requeridas por el gobierno local y con la mejor disposición de los padres de familia y los alumnos de querer volver. Sumado a lo anterior se hizo un trabajo excelente en equipo liderado desde la rectoría y coordinación y apoyado por la planta docente para hoy lograr la alternancia.

¿Qué piensa la planta de maestros?

Ha sido una experiencia muy enriquecedora, pues dentro de esta nueva modalidad se fortalecen las interacciones entre los maestros y sus alumnos, y esto hace que sean más efectivos los procesos de valoración y desarrollo de aprendizajes.

¿Cómo ha sido para los alumnos esta modalidad de alternancia?

Para los alumnos de nuestra institución fue la mejor noticia, ver las caras de alegría de volver a ver sus amigos y compañeros de clase no tiene precio. Aunque para ellos ha sido un poco incómodo mantener el distanciamiento, pero se les recuerda y explica las consecuencias que pueden acarrear si desobedecen a las normas establecidas en esta nueva modalidad de estudio. 

Una buena noticia para el proyecto Pescado para el Desarrollo

La alternancia es importante para el proyecto Pescado para el Desarrollo de Cáritas Noruega, Cáritas Colombiana y Pastoral Social, puesto que las formaciones y acompañamientos de las guías se pueden realizar de una manera más eficiente. Esto quiere decir, que aclarar dudas e informar a los estudiantes será más sencillo pues los problemas de conexión a Internet ya no serán un problema. 

Por otro lado, estos jóvenes que participan en la alternancia, se conviertan en replicadores educativos para sus compañeros que también se encuentran en sus veredas y que en determinadas semanas no van a la institución; se construirá una red para que los jóvenes no se detengan en las formaciones del proyecto. 

Cabe resaltar que los rectores y docentes han sido una pieza clave en el desarrollo del proyecto, y se encuentran en planificación los espacios que durante la semana las facilitadoras de Pescado para el Desarrollo podrán utilizar para formar a los estudiantes sin alterar su ciclo con el colegio. 

 

Por: Fanery Cabrera Ramírez. Facilitadora Educativa del proyecto Pescado para el Desarrollo.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here