Proyecto MIA construye paz desde la educación en zonas rurales y de reincorporación

La paz también es sinónimo de acceso a educación y sostenibilidad económica. Por esto, hoy en el Día Internacional de la Paz celebramos a 16 mujeres rurales de San Vicente del Caguán, Caquetá, participantes del proyecto MIA del Fondo Europeo para la Paz de la Unión Europea, por su dedicación en aprender y certificarse con las Escuelas Digitales Campesinas - EDC.

0
280

Colombia siempre se ha encontrado con diferentes posiciones frente a temas de salud, economía, política y educación durante toda su historia. Para un porcentaje importante, los acuerdos de paz no representan el ideal de bienestar en el país. Sin embargo, desde las zonas veredales donde se encuentran conviviendo campesinos y excombatientes que se han sumado a la transición, piensan todo lo contrario. 

Según la población de la vereda Miravalle en San Vicente del Caguán, Caquetá, esto se debe a que han tenido más oportunidades para acceder a educación y llevar a cabo procesos que contribuyen con la economía del hogar; también a poder pensar en proyectos de emprendimiento que fortalezcan a la comunidad. Sin embargo, aunque agradecen los beneficios adquiridos,  afirman que el compromiso con el campo aún sigue siendo bastante grande.

Le puede interesar: La historia de Anyela, la profesora campesina, comprometida por la educación

Apostando al fortalecimiento rural y a la consolidación de la paz, se integra el proyecto MIA – Mujer Mestiza, Indígena y Afrodescendiente del Fondo Europeo para la Paz de la Unión Europea en Chocó y Caquetá, para trabajar junto a mujeres campesinas y en proceso de reincorporación por el crecimiento económico a través de la potencialización de emprendimientos, formación en gestión de proyectos y la construcción de tejido social.

Entusiasmo por aprender

En el trabajo activo de MIA en medio de la presente pandemia por el Covid-19, hoy se celebra que 16 mujeres rurales del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación – ETCR Oscar Mondragón, hayan culminado con éxito la formación en Alfabetización Digital y en Asociatividad y Emprendimiento, gracias a las Escuelas Digitales Campesinas – EDC de Acción Cultural Popular – ACPO.

“Los cursos son muy acordes a la necesidad que tenemos, frente a adquirir conocimientos en Alfabetización Digital, en emprendimiento y liderazgo. Son espacios donde nos hemos apoyado entre compañeras”, dice, Tatiana Pérez, habitante rural del ETCR Oscar Mondragón.

Con entusiasmo procedían a realizar cada una de las unidades desde la mañana, hasta la noche, dependiendo de sus actividades diarias. Anyela Cardozo, facilitadora del proyecto MIA y habitante rural de la zona, era la encargada de acompañarlas en cada paso, con el objetivo que cada procedimiento en el manejo de las TIC’s y los temas abordados en emprendimiento quedaran claros. En el día de hoy, ya cuentan con su certificación y comienzan con las nuevas actividades propuestas en el marco del proyecto.

“Fue una experiencia súper interesante en la medida en que se fortalece el tejido social desde la integración de mujeres reincorporadas con las mujeres del territorio. Creo que es un avance importante acceder de alguna manera a la tecnología y a los conocimientos que generan las Escuelas Digitales Campesinas”, comenta Karime Viñes, habitante del ETCR – Oscar Mondragón y participante del proyecto MIA.

Para Anyela, también este primer avance ha resultado gratificante, porque es ver a las mujeres de su comunidad activas en la formación y en el desarrollo del proyecto, “es muy importante porque a través de las EDC las mujeres han podido desarrollar sus habilidades y capacidades, aportando al empoderamiento de sí mismas, de saber que nunca es tarde para aprender y visualizar un proyecto de vida. Es un trabajo muy bonito y organizado donde aquellas que tienen más ventajas manejando un computador apoyan a sus compañeras que anteriormente nunca habían usado uno”.

Gracias al proyecto MIA estas formaciones también llegan al departamento del Chocó en el ETCR Las Brisas y en el centro poblado Hector Ramírez en La Montañita, Caquetá. Dentro del proyecto también se ha focalizado el fortalecimiento a emprendimientos que puedan generar empleo a otras mujeres de los territorios, la realización de intercambios de experiencia con otros municipios y el aporte a espacios de reconciliación. Estas acciones son implementadas por Acción Cultural Popular, Diócesis de San Vicente del Caguán y la Registraduría Nacional del Estado Civil.

Por: Daimer Fernando Losada Bermeo. Comunicador del proyecto MIA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here