Piscicultura en Chocó y Risaralda como una opción de reincorporación

En los departamentos del Chocó y Risaralda varios grupos de excombatientes de las FARC han diseñado y puesto en marcha proyectos de piscicultura con los que buscan no solo tener una opción de reincorporación sino aportar a la reactivación económica de las comunidades.

1
467
Foto por: Misión de Verificación de la ONU en Colombia

La piscicultura o también conocida como acuicultura es una actividad enfocada al cultivo de organismos acuáticos interviniendo para fomentar su reproducción. En Colombia esta actividad económica se centra en el cultivo de cuatro especies: tilapia, trucha, cachama y camarón; siendo las especies principales la tilapia (Oreochromis sp)  y la trucha (Oncorchynchus mykiss).

Entre las condiciones más relevantes para escoger el tipo de especie a cultivar se encuentra determinar el fácil transporte y manejo de los peces, así mismo que dichas especies soporten las condiciones externas y que crezcan rápido. La piscicultura es una fuente importante de empleo en distintas zonas del país, además de ser uno de los proyectos de reincorporación con los que cientos de excombatientes de las FARC están trabajando por una nueva vida.

Le puede interesar: Paraísos ocultos, la iniciativa ecosostenible de excombatientes de las Farc

En Quibdó, Chocó un grupo conformado por 50 excombatientes y 10 personas de la comunidad con apoyo técnico de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura – FAO, se puso en marcha el proyecto de piscicultura que busca además de ser una opción de reincorporación, ser una fuente de ingresos para la comunidad con el cultivo que se enfocara en la reproducción de tilapia negra y tilapia roja.

Del mismo modo, en Pueblo Rico, Risaralda limitando con el departamento del Chocó 35 familias y comunidades aledañas al corregimiento de Santa Cecilia hacen parte de otro proyecto de piscicultura con el que trabajan a diario por aportar a la reconstrucción de sus vidas y al mejoramiento del país.  Cabe mencionar que el equipo cuenta con técnicos-prácticos agropecuarios formados por FundaPanaca y los demás han recibido formación en Cooperativismo y Economía Solidaria por parte del SENA.

Con la esperanza de enmendar los errores del pasado y devolver algo a las comunidades este tipo de proyectos permite el crecimiento y fortalecimiento social de las distintas zonas antiguamente afectadas por el conflicto armado y así mismo la reactivación económica de las mismas.

Por: Karina Porras Niño. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here