La voz corría por las calles de Puerto Betania el 16 de septiembre de 2019, se anunciaba el encuentro de memoria histórica “Puerto Betania: hilando memorias culturales y deportivas para la construcción de paz”. Los habitantes de la inspección dejaban el trabajo adelantado del día siguiente en sus hogares con el propósito de poder ser parte del encuentro y compartir con todos los vecinos.

Desde las ocho de la mañana del 17 de septiembre, ya el sol se pronunciaba fuertemente y los jóvenes de la Institución Educativa Rural Cristo Rey de los grados noveno, décimo y once se encontraban en la caseta comunal para comenzar a organizar las muestras que serían observadas por toda la comunidad; unos pintaban y ponían las puntillas paras las obras; mientras tanto, otros barrían y organizaban los elementos de la exposición.

Le puede interesar: Cien familias en Caquetá le dicen no a la deforestación gracias al proyecto Amazonía Joven

En un trabajo colectivo se instalaron las fotografías que hacen memoria de las actividades culturales y deportivas de Puerto Betania, la exposición Cuerpo Memorioso compartida por mujeres víctimas del conflicto armado en San Vicente del Caguán; las obras hechas con café enviadas por los estudiantes de La Chipa del Caguán con el fin de compartirlas con la población vecina y una sección de manualidades fabricadas por los estudiantes Cristo Rey.

La caseta que había sido pintada de color blanco el domingo anterior a la actividad, se llenó de color gracias a la mezcla de arte, historia y compromiso de cada persona que puso su granito de arena con el fin de garantizar el éxito del encuentro de memoria; de esta manera, a las diez de la mañana las puertas de la caseta se abrieron y dieron la bienvenida a todos los estudiantes de la institución.

En menos de diez minutos ya se escuchaban las voces que decían “mire aquí estoy yo”, “esa es mi mamá”, “ahí está todo el equipo de fútbol del año pasado” y “como han crecido estos muchachos”. Treinta fotografías se convirtieron en el punto de atención principal de todos los estudiantes y maestros que estuvieron en la jornada de la mañana, cada quien reconocía al otro y expresaban aquellas anécdotas que los transportaban al pasado, realizando el objetivo del encuentro, hacer memoria.

Foto por: Fernando Losada. Periódico El Campesino.

Para Vanessa Hernández de once años de edad y estudiante de sexto grado, sus fotografías favoritas fueron las del río, “lo que más me gustó de la exposición fueron las fotos donde se muestra el Río Caguán, lo más bonito de nuestra tierra, lo que nos representa y el que nos conecta hacia todo”.

La jornada de la mañana continuó enriqueciéndose gracias a la puesta en escena de un show de payasos organizado por los estudiantes, haciendo reír a todos, pero especialmente a los niños y niñas de primaria que disfrutaron por completo de este momento. Luego la caseta comunal se armonizó con música folclórica y se interpretó una guabina para dar cierre a la primera jornada; fue así, cuando todos reflexionaron junto a Claudia Cruz, facilitadora del proyecto Amazonía Joven, que cada actividad realizada es un recuerdo memorable para contar en el futuro.

El docente Mauro Monje, quien apoyó en la logística dentro de la caseta y un observador muy detallista de las muestras decía “es importante tener vivos nuestros recuerdos, los hechos por los que hemos atravesado ya sean positivos o negativos, porque éstos nos dan vida para afrontar el futuro. Este tipo de eventos también son vida para el territorio”.

Foto por: Fernando Losada. Periódico El Campesino.

El cuerpo como narrador de historias

A las dos de la tarde comenzó la segunda jornada, y esta vez, fueron los adultos quienes visitaron la caseta para apreciar la exposición; don Marco Reyes, habitante de Puerto Betania y participante del proyecto, expresó en su momento el aprecio por el encuentro y por la reunión de toda la comunidad.

“Estas actividades anteriormente no las habíamos visto, por cultura lo ve uno en pueblos más grandes o en las ciudades, pero aquí ya es difícil. Esto culturalmente nos engrandece y pues muy contentos, por eso todos hacemos el esfuerzo de dejar nuestras actividades de trabajo para compartir con la comunidad”, comentaba don Marco.

Los adultos destacaron el talento de los jóvenes de Puerto Betania y La Chipa por sus creaciones a base de café y las manualidades a partir de material reciclable. Así mismo, reconocieron la importancia del evento como un espacio que trae historias de otros territorios de San Vicente del Caguán, historias que permiten identificarse con el otro; esto en referencia a la museografía Cuerpo Memorioso, una muestra elaborada por mujeres que a través del arte narran una historia y demuestran que buscando en el interior de cada quien hay fortalezas que deben salir a relucir.

Foto por: Fernando Losada. Periódico El Campesino.

“Cuerpo Memorioso es una museografía hecha por cuarenta mujeres víctimas del conflicto armado en el territorio de San Vicente del Caguán. Cada una elaboró una silueta en madera de sus cuerpos; posteriormente, se les preguntó dónde sentían la fuerza y el valor para salir de aquellas situaciones difíciles durante el conflicto armado en el territorio; por eso, cada silueta tiene un punto color rojo, el cual significa el lugar donde sienten la fuerza. Además, hicieron unos tejidos representando lo más importante en sus vidas como sus hijos, sus hogares y sus sueños”, relató Claudia a la comunidad de Puerto Betania.

Cuerpo Memorioso dio paso a la actividad final hacia las cinco de la tarde; al igual que la museografía que funciona como un compromiso de todas las mujeres creadoras de las piezas por seguir trabajando en sus fortalezas, la comunidad participante del proyecto Amazonía Joven escribió en una tarjeta su experiencia frente a las actividades del día y un compromiso por Puerto Betania.

Cada tarjeta se leía en voz alta y era tejida en un telar blanco; una niña mencionó su compromiso por seguir estudiando y participando de los espacios culturales de Puerto Betania; los más adultos se comprometieron a apoyar la cultura y el deporte del territorio por ser constructora de unión, y por supuesto, de paz. En el cierre de la jornada todos se dieron un fuerte y cálido abrazo, disfrutaron de un rico refrigerio y se fueron en grupos, en medio de risas hacia sus hogares.

El telar de los compromisos para la paz en Puerto Betania

Foto por: Fernando Losada. Periódico El Campesino.

Hoy el telar blanco con los compromisos reposa en la caseta comunal junto a las fotografías como recordatorio que la construcción de tejido social y paz, desde el deporte y la cultura, es compromiso de cada uno. Este encuentro fue realizado gracias al trabajo del proyecto Amazonía Joven que recorre los territorios de la cuenca del Río Caguán; pronto será una nueva inspección que vivirá el ejercicio de hacer memoria.

Amazonía Joven es un proyecto financiado por el Fondo Europeo para La Paz de la Unión Europea, apoyado por Fundación Bolívar Davivienda y ejecutado por CorpoManigua, la nueva Diócesis de San Vicente del Caguán y Acción Cultural Popular – Acpo.

El Fondo Europeo para la Paz que apoya a estas comunidades, fue creado en diciembre de 2016 y es un mecanismo de la cooperación al desarrollo de la Unión Europea. Este fondo tiene entre sus objetivos principales apoyar a Colombia en el desarrollo integral de las zonas afectadas por el conflicto y apoyar la reincorporación social y económica de los excombatientes en el marco de la implementación del Acuerdo de Paz. El Fondo cuenta con 120 millones de euros (más de 345 mil millones de pesos) para apoyar el progreso de proyectos de paz y reconciliación comunitaria en 51 municipios de Colombia.

Por: Daimer Fernando Losada Bermeo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here